Pedro Sánchez, en un debate en el Congreso. EFE

CIS: la percepción de los políticos como problema, gasolina para Vox

El descrédito de los políticos roza su récord histórico en los dos últimos barómetros del CIS y se consolida en segundo puesto del ránquing de problemas

Los políticos y los partidos son percibidos cada vez más como un problema por los españoles. Los últimos barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) además de constatar el avance de Vox, los han encaramado a la segunda posición en el ránquing de preocupaciones de los encuestados.

El CIS pregunta en cada una de sus encuestas mensuales por los principales problemas de España. En concreto, pide enumerar los tres primeros, por orden de gravedad. El paro es sistemáticamente el más repetido: en el barómetro de diciembre, lo han nombrado en primer lugar el 36,1% de los encuestados, y el 59,2% lo ha situado en la terna. 

Pero el paquete integrado por "los políticos en general, los partidos y la política" siempre aparece bien posicionado, y, gracias al retroceso de otra preocupación íntimamente relacionada con la política, la del fraude y la corrupción, en las dos últimas encuestas, las de noviembre y diciembres, se ha situado en segundo puesto, incluído en su terna por el 31,3 y el 29,8% de los entrevistados, respectivamente.

Al filo del récord

Esos porcentajes son los más altos de los últimos cinco años y medio. Concretamente, desde el 30,7% registrado en junio de 2013, cuando en pleno cénit del cóctel de corrupción y crisis económica, el descrédito también llegó al nivel más alto. De hecho, el récord de la serie histórica, que arranca en 1985, se alcanzó en marzo de ese mismo 2013, al llegar la ratio al 31,4%. En noviembre no se igualó ese hito por una décima.

Ese descrédito del sistema de partidos alimenta la aparición de nuevas formaciones, con frecuencia con discursos y planteamientos más extremos que los ya existentes. Y ahora, para seguir cumpliendo con esa norma, el nuevo pico coincide con la irrupción en la arena política de Vox.

Suspenso general

El desencanto es más con la política nacional que con la europea: el barómetro de diciembre también dedica un apartado a la política comunitaria, y tanto la Unión Europea como el Parlamento Europeo obtienen una valoración media superior a la de las instituciones españolas. De hecho, son los únicos organismos que aprueban, con unas notas medias del 5,3 y el 5,1, respectivamente. El Congreso obtiene un 4; el Gobierno, un 3,8; los parlamentos autonómicos, un 4,4, y los gobiernos autonómicos, un 4,3.

También suspenden todos los líderes políticos por los que se ha preguntado. El mejor valorado es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que obtiene un 3,9 sobre 10, seguido por el líder de Cs, Albert Rivera, con un 3,7. El presidente del PP, Pablo Casado, saca un 3,4, y el coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, un 3,3. El peor valorado es el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con un 2,9.

Menos preocupación por la independencia

Volviendo a la lista de preocupaciones, un último dato llama la atención: el independentismo cada vez preocupa menos a la ciudadanía. La independencia de Cataluña, que en octubre del año pasado, en plena resaca del 1-O, y a las puertas de la DUI y la aplicación del 155 en Cataluña, había llegado a ser situada en la terna de principales problemas por el 29% de encuestados.

El asunto ya había caído, hasta situarse en un mucho más discreto 6,3% en julio, pero tuvo un repunte en septiembre, cuando alcanzó el 13% tras pronosticar el presidente catalán un otoño caliente de protestas independentistas y a las puertas del aniversario del 1-O. En octubre, fue el 12,2; en noviembre, el 9,7%, y ahora, es seleccionada por el 7,8% y apenas el 3,1% la sitúa como su principal dolor de cabeza por lo que respecta a España.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad