Cinco de las siete ciudades gallegas arrancan el año sin presupuesto

stop

Sólo Pontevedra y Vigo, con los dos alcaldes que se mantuvieron en el cargo tras las municipales, han aprobado las cuentas

Xulio Ferreiro, Martiño Noriega y Jorge Suárez | EFE

en A Coruña, 08 de enero de 2016 (03:47 CET)

La formación de los gobiernos locales, las todavía cercanas elecciones municipales, el 20D, la fragmentación de las corporaciones... Todas esos motivos han influido en que cinco de las siete ciudades gallegas hayan comenzado el año sin tener aprobados los presupuestos del ejercicio. Es una situación anómala que obliga a prorrogar las cuentas del año anterior y que los alcaldes esperan solucionar a lo largo de este mes o a principios de febrero. Pero lo cierto es que sólo dos ciudades, Vigo y Ponteveddra, han conseguido rubricar las cuentas en tiempo y forma.

La prórroga presupuestaria, en principio, no afecta a la vida normal del Ayuntamiento. Las nóminas se pagan y los servicios se prestan sin mayores sobresaltos. Sí que afecta, en cambio, a las inversiones, por ejemplo, en obra nueva, que necesitan estar presupuestadas. Lo habitual, así lo acostumbran a hacen Xunta y Gobierno central, es tener en octubre el borrador, destinar noviembre al preceptivo debate para en diciembre resolver las enmiendas y aprobar las cuentas. En los grandes concellos gallegos, el proceso se dilata, a excepción de Vigo y Pontevedra.

Los cumplidores

En Vigo fue todo más sencillo, por la continuidad de Abel Caballero y la mayoría absoluta que logró el PSOE en la ciudad olívica. Las cuentas se aprobaron en noviembre con los votos a favor de los socialistas y tras rechazar las enmiendas de PP y marea. El documento, que eleva a 226 millones el presupuesto (2,37% más) reservó 9,6 millones para inversiones, incluyendo programas de empleo, becas y ayudas al aeropuerto de Peinador.

En Pontevedra fue más complejo y Lores hizo valer su voto de calidad para sacar adelante unas cuentas de 71,9 millones (3,5% más) que rechazó, también en este caso, toda la oposición.

En el resto de municipios, todavía habrá que esperar. Aunque el PP ha criticado en Lugo, Ferrol, Santiago y A Coruña la demora, lo cierto es que en la única ciudad donde gobierna sin mayoría absoluta, en Ourense, tampoco ha conseguido aprobar a tiempo los números.

Si el PSOE dice sí... 

En A Coruña, la pelota está en el tejado del PSOE. Marea Atlántica presentó unas cuentas de 242,3 millones, un 3,48% menos, pero reservando algo más de 2 millones para la renta social municipal. Los socialistas respondieron con quejas, por la demora de la propuesta y por incumplir, a su juicio, el compromiso de entregar un borrador para consensuar en lugar de un documento terminado. En general, las críticas de la oposición en cada ciudad repiten los términos de desidia, irresponsabilidad o pérdida de tiempo atribuidos a los distintos ejecutivos. En el Concello esperan aprobar en las próximas semanas el que sería el presupuesto más elevado de un municipio gallego... si el PSOE consiente.

Hurgar en la herida de las mareas

En Ferrol y Santiago también arrancan el año nuevo con los presupuestos en la primera línea de la agenda política. Compostela Aberta se lo ha tomado con calma, pensando en negociar durante todo enero unas cuentas consensuadas, que previsiblemente bajarán de los 100 millones de euros y, por tanto, representarán una diminución respecto al ejercicio anterior, en parte por la bajada del IBI que impusieron PP y PSOE votando conjuntamente.
Hubo críticas, claro...



 

... pero fueron incluso más intensas en Ferrol. Allí la portavoz popular, Martina Anerios, habló de "incompetencia" e "incapacidad" del Gobierno de Ferrol en Común y PSOE para sacar adelante las cuentas. Rondarán los 50 millones y están pendientes de la negociación con los grupos en un ambiente caldeado, después de varios aplazamientos para su debate en pleno.

En Lugo y Ourense ha habido pocas noticias sobre los presupuestos. Jesús Vázquez ya tuvo que recurrir a la junta de gobierno para aprobar el plan económico financiero tras ser rechazado en pleno, por lo que no espera un tránsito sencillo en la aprobación de las cuentas. Lo mismo le sucede a Lara Méndez, que tiene a la oposición y a parte de sus apoyos para llegar a la alcaldía de uñas por la demora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad