Cientos de ayuntamientos rompen con el ICO y se refinancian con la banca

stop

Consistorios como el de Santander ahorrarán casi cuatro millones de euros tras la negociación unilateral con Caixabank para hacer frenta al pago a proveedores

La vicepresidenta Saenz de Santamaría y el ministro Montoro

Barcelona, 15 de diciembre de 2014 (23:18 CET)

El Gobierno de Mariano Rajoy (PP) aprobó el pasado 4 de julio un real decreto de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Un decretazo o decreto ómnibus que incluía la modificación de una treintena de leyes. Entre ellas, la reforma de los préstamos a las entidades locales por el fondo para la financiación de los pagos a proveedores.

En pocas palabras, el Ministerio de Hacienda daba el visto bueno a los consistorios para cancelar la operación que tuvieran suscrita con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para el pago a proveedores y abría la puerta a la negociación unilateral de sus nuevas condiciones directamente con la banca para lograr un ahorro financiero. Una atractiva opción que ha atraído a centenares de entes locales, como afirma el departamento que dirige Cristóbal Montoro.

Desplome del tipo de interés


Entre ellos, el Ayuntamiento de Santander. El equipo de gobierno sacó a concurso una nueva operación de crédito por valor de 24 millones de euros. El consistorio recibió hasta siete ofertas, pero fue la de Caixabank la más atractiva de todas ellas. Ofrecía una línea de crédito hasta 2021 a un tipo de interés del 1,05% frente al 4,8% que pagaba al ICO justo antes del cambio legal. Con todo, el ahorro estimado para las arcas públicas municipales alcanzará los 3,7 millones de euros.

"Esta opción es mucho más interesante. El coste para el ayuntamiento es incomparable", reconoce a Economía Digital la concejal de Economía del Ayuntamiento de Santander, Ana González.

Pedir permiso a Montoro


Pero no todos los ayuntamientos pueden pedir el divorcio al ICO y negociar la refinanciación de una crédito con una o varias entidades. Se tienen que cumplir unos requisitos, demostrar una estabilidad financiera ante los ojos de Hacienda y que ésta se lo crea.

Por ello, el ministerio sólo da el visto bueno si, entre otras cosas, el consistorio cumplió en 2013 con el límite de deuda establecido por ley, o si el periodo medio de pago a proveedores no excede del plazo máximo establecido en la normativa sobre morosidad. En el caso de Santander, por ejemplo, sus proveedores cobraban en el tercer trimestre con 14 días de media.

El mismo periodo de amortización que el anterior


Asimismo, las entidades locales pueden concertar nuevas operaciones de endeudamiento para cancelar parcial o totalmente la deuda con el fondo para la financiación de los pagos a proveedores si la nueva operación a suscribir tiene como máximo el mismo periodo de amortización que reste para la cancelación. Asimismo, la cuantía deberá destinarse en su totalidad a la amortización anticipada total o parcial de los préstamos formalizados con el fondo a proveedores.

El caso de Santander es uno entre cientos. Otros ayuntamientos que también han roto su crédito con el ICO y han negociado una refinanciación con la banca son los ayuntamientos de Murcia, Cádiz y Madrid.

En el caso del consistorio murciano, el equipo de gobierno calcula que ahorrará seis millones con la renegociación de los préstamos del plan de pagos a proveedores tras pasar del 4% al 1,45% del tipo de interés. En el caso de Cádiz, el ahorro superará los tres millones. Y, por su parte, el ayuntamiento que dirige Ana Botella (PP) estima un ahorro en intereses de hasta 92 millones de euros hasta 2023. Casi nada para las arcas públicas más locales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad