El programa de apoyo a la oncología pública de la Fundación Amancio Ortega está dotado de 310 millones de euros

Cataluña instala, tres años después, aceleradores donados por Ortega

El Instituto Catalán de Oncología ya tiene en funcionamiento cuatro de los seis aceleradores lineales donados por la Fundación Amancio Ortega en 2017

En el año 2015, la Fundación Amancio Ortega puso en marcha su programa de apoyo a la oncología pública. Con una inversión estimada de 310 millones de euros, la obra social del primer accionista de Inditex aportaría los fondos necesarios para la compra de distintos equipos de detección y diagnóstico de la enfermedad, así como máquinas de tratamiento (aceleradores lineales o equipos de braquiterapia). La entidad social fue firmando, con el paso del tiempo, distintos convenios con las comunidades autónomas y la sanida pública española. En 2017, Flora Pérez Marcote, vicepresidenta de la fundación y esposa de Ortega, firmó un acuerdo con el, por aquel entonces, presidente Carles Puigdemont, y el conseller de Salud, Antoni Comín, por el que la entidad se comprometía a donar 47 millones de euros a la sanidad pública catalana

Pasados tres años, el material continúa llegando a la administración pública. Este jueves, el Instituto Catalán de Oncología (ICO) ha anunciado que ya tiene en pleno funcionamiento cuatro de los seis aceleradores lineales sufragados por la fundación del empresario gallego. “Así pues, el primer acelerador se puso en marcha el pasado mes de julio del 2019 en el ICO Badalona. Después se instaló el primero en el ICO l’Hospitalet el mes de noviembre. Finalmente, esta semana han empezado a tratar los primeros pacientes el segundo acelerador del ICO Badalona y el primero del ICO Girona”, apunta el organismo público, que destaca que es la institución catalana que ha recibido más aceleradores lineales. 

Procesos alargados en el tiempo

Si bien la Fundación Amancio Ortega funciona en este caso como mecenas, los procesos administrativos para la consecución de los aceleradores y otras máquinas de uso en la lucha contra el cáncer dependen de las administraciones públicas conveniadas. Esto derivó en retrasos en la resolución de licitaciones por parte de determinadas comunidades autónomas ante los conflictos surgidos entre empresas que querían hacerse con los contratos.

“La renovación de estos seis aceleradores implicará una mejora significativa en el tratamiento del cáncer en las diversas regiones y centros sanitarios vinculados al ICO y a su trabajo en red. De hecho, el año 2019 se realizaron 6.135 tratamientos de radioterapia en sus centros. Así pues, en el ICO l’Hospitalet se hicieron 3.051, en el ICO Badalona 1.611 y en el ICO Girona 1.473”, comentan desde el Instituto Catalán de Oncología. 

El acelerador lineal es un dispositivo que se utiliza en los servicios de oncología radioterápica para llevar a cabo tratamientos avanzados en radioterapia, que consisten en la utilización de haces de radiación de alta energía para el tratamiento de los pacientes con cáncer.

El objetivo de estos tratamientos es “destruir los tumores sin dañar el tejido sano”. “En muchas ocasiones, la radioterapia permite eliminar completamente el tumor, otras veces se utiliza para reducir el tamaño del tumor y para facilitar posteriormente la extirpación quirúrgica o tratar de forma preventiva las zonas de riesgo. También, a menudo, se utiliza en los tratamientos paliativos para controlar el dolor y mejorar la calidad de vida”, explican desde el Instituto Catalán de Oncología.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad