Carmena pone en cuarentena el macroproyecto de San José en Madrid

stop

La futura alcaldesa acuerda con el PSOE la revisión de los grandes planes urbanísticos del PP, entre los que está la Operación Chamartín, para ver si la ciudad los necesita

Antonio Miguel Carmona y Manuela Carmena.

en A Coruña, 12 de junio de 2015 (12:55 CET)

Lo que España le da a San José por un lado, se lo quita por el otro. La constructora de Jacinto Rey se ha hecho recientemente con un contrato del Ministerio de Fomento de 18 millones para la gestión de tramos de carreteras en Murcia y con la ampliación del campus de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Valencia por 25 millones, mientras que su gran proyecto urbanístico en el mercado doméstico, la ampliación de la Castellana en Madrid, se tambalea.

Manuela Carmena, la probable nueva alcaldesa de la capital, ha acordado con el Partido Socialista la revisión de los desarrollos urbanos impulsados por el Partido Popular, lo que incluye la Operación Chamartín, que tiene a la constructora de Jacinto Rey en la sociedad promotora con el BBVA como socio.

Todo a revisión

Carmena ha indicado que estos proyectos tendrán que analizarse poco a poco y con calma, "muchos como el de Chamartín lleva 22 años estando en debate y hacen referencia a actuaciones que se van a llevar a cabo en el 2020". "Habrá que ir viendo tranquilamente y analizar las necesidades que tiene Madrid de llevar a cabo esos procesos", ha señalado.

Es decir, se pondrán a revisión con el beneplácito del PSOE. Nuestra política esencial es hacer "ciudad en la ciudad", ha aclarado Carmena, quien cree que hay "muchas cosas" que hacer "dentro" sin necesidad de "ir agrandando". Sin embargo, a la hora de estudiar los proyectos en marcha, van a ver "sus características y sus posibilidades" de "reconvertir y reorientar" la inversión.

Aterrizaje en el Ayuntamiento

Carmena será alcaldesa con los votos favorables del Partido Socialista. Ambas agrupaciones han acordado un acuerdo para lograr una administración "transparente, honesta, cercana y abierta". El acuerdo también incluye una revisión constante de los programas y medidas de gobierno, lo que hace presuponer que el gobierno de Carmena podría tener una supervisión cercana del Partido Socialista.

La llegada de los nuevos responsables del Ayuntamiento será calmada. Ahora Madrid conservará las principales estructuras y las irá modificando "poco a poco" para evitar cambios violentos y una ruptura en el funcionamiento normal del Ayuntamiento. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad