Cada kilómetro de AVE cuesta 18 millones de euros

stop

El Estado invierte 300 millones al año en el mantenimiento de los 3.000 kilómetros de línea

AVE de Barcelona | EFE

13 de octubre de 2013 (17:26 CET)

Entre 2005 y 2013, España desplegó a ritmo acelerado su red de alta velocidad, pasando de 550 kilómetros en servicio a alcanzar los 3.100 km este mismo año, con la puesta en servicio del tramo Figueres-Girona. El esfuerzo inversor atraviesa desde la época de bonanza y el auge de la construcción a la crisis económica actual. La revista del gestor de infraestructuras ferroviarias, Adif, ha puesto cifras al esfuerzo. Según Líneas, cada kilómetro de AVE ha requerido una inversión media de 18 millones de euros.

Ello no significa que cada línea cueste lo mismo. La orografía del terreno por el que se extienden los tramos o la necesidad de construir puentes y viaductos puede disparar el gasto. El coste de las distintas líneas AVE en explotación oscila entre los 24,5 millones de euros que supuso cada kilómetro del AVE Madrid-Valladolid y los 4 millones del decano AVE a Sevilla, construido en los ochenta.

Lo más caro

Adif señala además que para cumplir los estándares de la Alta Velocidad son "necesarios requerimientos técnicos específicos, y sistemas y equipos muy avanzados de telecomunicaciones, electrificación y seguridad".

Así, indica que el coste de construcción de la plataforma sobre la que se asienta una línea AVE normalmente acapara el grueso de la inversión, casi dos tercios del coste total. En concreto, oscila entre los 5 y los 15 millones de euros por kilómetro, y llega hasta 50 millones en caso de requerir un túnel.

El trabajo de montaje de la vía sobre esa plataforma supone entre 1,7 y 2 millones de euros por kilómetro, el tendido de electrificación entre 800.000 euros y 1,3 millones, y los sistemas de señalización y telecomunicaciones, entre 1,1 y 3,3 millones de euros.

El mantenimiento


En cuanto al posterior mantenimiento de estas infraestructuras, requiere unos 100.000 euros por kilómetro de línea y año, lo que suma unos 300 millones anuales para la actual red. Cada uno de los elementos que integran un corredor AVE cuenta con una vida útil que varía desde los 25 años de las instalaciones técnicas hasta los cien años de las obras civiles.

A cierre de 2012, la inversión en Alta Velocidad sumaba 47.000 millones de euros. El mayor volumen de inversión se registró en el ejercicio 2009, con 4.500 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad