Emilio Pérez Touriño, Gonzalo Caballero, José Luis Ábalos y Fernando González Laxe

Caballero toma el mando del PSdeG con un “ejército” a medio ensamblar

stop

El secretario xeral de los socialistas gallegos llama a trabajar como “un ejército que nadie podrá parar”, pero no consigue dar forma al pacto con Leiceaga

en A Coruña, 29 de octubre de 2017 (06:00 CET)

Gonzalo Caballero es el nuevo secretario xeral del PSdeG, proclamado en una escenografía transversal, donde los ex presidentes de la Xunta, Emilio Pérez Touriño y Fernando González Laxe, avalaron a quien arrancó su campaña como el candidato de la militancia y la renovación. La búsqueda de la unidad perdida estuvo presente durante la breve y por momentos emocionada intervención de Caballero, previa a su nombramiento, en la que instó al partido a “dejar atrás todas las cargas negativas que siempre pueden existir en la política para sacar lo mejor de nosotros mismos y construir un nuevo ciclo político en el país”.

Nacido en Ponteareas, donde su padre optó a la alcaldía en los primeros años de la democracia, Caballero suma más de 20 años de militancia, casi siempre crítica porque casi nunca salió victorioso. Josep Borrell, a través de un vídeo, diría de él que pasó de "remar a contracorriente" a obtener el apoyo mayoritario del partido. Caballero colaboró con el exministro en las primarias que le enfrentaron a Almunia, entonces candidato del aparato. El economista, residente en Vigo, se definió como un hombre de partido, pues ha estado toda la vida "colaborando, participando, sintiendo al socialismo gallego". Y bajo el compromiso de dejarse la piel trabajando por el nuevo proyecto, "gallego y galeguista" del PSdeG, llamó a lograr el cambio en la Xunta "desde la militancia de base y con el acuerdo de los cuadros y representantes institucionales del partido". "Somos un ejército, y, si se activa, nadie lo podrá parar", proclamó.

 

En el decimotercer Congreso de los socialistas gallegos estuvieron presentes los principales cargos públicos de la provincia de Lugo, como el presidente de la Diputación, Darío Campos; la alcaldesa, Lara Méndez; y el eurodiputado José Blanco, además del presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso. No aparecieron ni Abel Caballero, alcalde de Vigo, ni Carmela Silva, presidenta de la Deputación de Pontevedra. Tampoco Pachi Vázquez ni Gómez Besteiro. Caballero dio vuelo a la parte social y menos orgánica. Tras el secretario xeral intervinieron Rosa Arcos (de la Federación de Mujeres Rurales), Ramón Sarmiento (CC.OO.), José Antonio Gómez (UGT) y Aitor Bouza (Xuventudes Socialistas). La primera mujer que presidió el Parlamento de Galicia, Dolores Villarino, muy próxima al nuevo jefe de filas, cerró los discursos de este sábado.

Integración atascada

Detrás de los focos, sin embargo, el PSdeG mantiene los problemas de siempre. La conformación de la Ejecutiva no está en absoluto consensuada y el pacto con Xoaquín Fernández Leiceaga estaba este sábado cerca de saltar por los aires. Por el momento hay dos cosas claras. El abogado coruñés Pablo Arangüena ocupará una de las vicesecretarías y el diputado lucense José Antonio Quiroga se encargará de la secretaría de Organización en la ejecutiva. La presidencia está en aire, pendiente de un acuerdo para integrar al sector que representa Leiceaga y con Dolores Villarino como alternativa al portavoz parlamentario.

El entorno del economista vigués no descartaba que finalmente la directiva socialista se componga íntegramente con miembros de su equipo más próximo, vistas las dificultades que están experimentando para llevar a cabo el encaje. La presidencia de Villarino corregiría en cierta forma la falta de mujeres en la primera línea, otro de los problemas que arrastra Caballero.

Si bien el más evidente es la incapacidad para dar espacio al equipo de Juan Díaz Villoslada, quien obtuvo un 42 por ciento de los votos en las primarias del pasado día 8. De no cerrarse finalmente ningún acuerdo, según los cálculos de los más próximos al nuevo jefe de filas, la ejecutiva de Caballero podría salir adelante en la votación que tendrá lugar el domingo con el voto favorable del 60% de los delegados del congreso

Hemeroteca

PSOE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad