Bruselas perdona dos años a España en la devolución del 'tax lease'

stop

La Comisión Europea propone reintegrar las bonificaciones desde abril de 2007 y no desde 2005

Operarios del naval en Vigo trabajan en la construcción de un barco / EFE

15 de julio de 2013 (23:14 CET)

La Comisión Europea, la cámara que preside José Manuel Durao Barroso, cambió su postura inicial sobre las devoluciones del tax lease. Propondrá que se reintegren las ayudas desde el 17 de abril de 2007, coincidiendo con la resolución del expediente francés por un sistema similar, dos años más tarde que en su propuesta inicial, que comprendía el periodo 2005-2011.

La iniciativa alivia en dos años el periodo en el que deben devolverse las ayudas recibidas, pero sigue siendo “insuficiente”, en palabras de la Xunta, que sigue abogando por que no se exija el reintegro.

La nueva fecha todavía dista cuatro años de la que el frente conformado por Gobierno central y presidentes autonómicos ha pedido y que se sitúa en 2011, cuando se declaró ilegal este sistema fiscal por parte de Europa.

Movimiento de Rajoy

Mientras en la Comisión siguen ultimando la propuesta, sobre la que el ejecutivo europeo tomará una decisión definitiva el próximo día 17, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha movido ficha.

Este lunes telefoneó a Barroso para intentar paralizar la devolución de las ayudas derivadas del tax lease, que costarán a España cerca de 2.000 millones y que dejan herido de muerte al sector naval. Tras la llamada del presidente del Gobierno se hizo la propuesta rebajada, que sigue sin convencer ni al sector ni al Ejecutivo español.

Las 'rebajas' de Almunia


La devolución de las bonificaciones planea ahora sobre los inversores. El vicepresidente de la Comisión y comisario de Competencia, Joaquín Almunia decidió eximir de la obligación de devolver las ayudas tanto a los astilleros como a los armadores que compraron los barcos. Sólo deberán reembolsar las subvenciones los inversores que financiaron la construcción.

Ni esta exención ni el nuevo periodo temporal son alivio suficiente para el sector, el Gobierno autonómico y el Gobierno central. La devolución que pesa sobre los inversores supondría cortar la vía de financiación de los astilleros para llevar a cabo los proyectos.

Movilizaciones

Mientras tanto, los trabajadores de los astilleros gallegos comienzan a movilizarse. En la tarde de este lunes, los sindicatos sopesaban un encierro en los centros de Vigo como medida de presión. La protesta duraría hasta este miércoles 17, cuando debe conocerse la resolución definitiva.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad