Beiras: “¿Los presupuestos son una inocentada o son los de verdad?

stop

Rechazo unánime de la oposición a las cuentas presentadas por la Xunta

Xosé Manuel Beiras | Efe

28 de diciembre de 2012 (16:46 CET)

No se esperaba otra cosa. Los tres partidos que conforman la oposición al Partido Popular en la Xunta de Galicia han mostrado su disconformidad con el proyecto de Lei de Orzamentos, que fue entregado a la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, este viernes. El presupuesto está marcado por el objetivo de défici, que al cierre de 2013 debe reducirse a la mitad --del 1,5% al 0,7%--, lo que ha provocado la cuarta reducción consecutiva en la capacidad de gasto de la Xunta, que ha perdido 3.000 millones de euros en los últimos 4 años.

Con estas cifras, Núñez Feijóo mantiene su discurso, ligado al realismo y a la seriedad de las cuentas públicas. Tampoco cambian el suyo las fuerzas de la oposición, que echan de menos una apuesta clara por la reactivación económica --que la Xunta, condicionada por el objetivo de déficit, se ha fijado para 2015-- y consideran los presupuestos “antisociales”, en palabras del BNG, a pesar de dedicar el 77% de los fondos a los servicios públicos esenciales.

Urgencia

Así, el portavoz parlamentario de AGE, Xosé Manuel Beiras, se ha preguntado si el proyecto de ley presentado en el Pazo do Hórreo era “una inocentada o el de verdad”. De hecho, asegura que transmitió esta misma duda a la junta de portavoces. Beiras criticó la “urgencia” y “precipitación” del presidente de la Xunta por aprobar los presupuestos que apenas deja tiempo para poder formalizar las peticiones de comparecencia en la comisión de economía --el plazo finaliza este sábado a las 12 horas--.

Feijóo empleó el jueves un discurso contrapuesto, celebrando la celeridad en la gestión de la Xunta que permitirá tener unas cuentas nuevas aprobadas el 1 de marzo, a pesar de que las elecciones se celebraran en octubre.

Fondo de crecimiento

Los presupuestos han servido a la Xunta para ir solucionando problemas. Por un lado habilitó a los funcionarios, en estado de rebelión tras un recorte del 4% de sus nóminas en 2013, para solicitar un anticipo del 50% de la paga extra de verano en el mes de enero. También incrementó la partida destinada a la Renda de Integración Social y la Emerxencia Social, imagen del deterioro de muchos ciudadanos azotados por la crisis.

La reactivación económica sólo aparece representada por la creación en los presupuestos de un fondo de crecimiento, dotado con 386 millones de euros. Sobre este fondo, el PSdeG ha advertido que no supone un incentivo a la economía, sino un “corta y pega” de fondos del Igape (Instituto Galego de Promoción Económica) más pensado para la imagen pública de la Xunta que para el estímulo de la economía.

El portavoz parlamentario de los socialistas, Abel Losada, ha señalado que es"una crueldad" hablar de presupuestos sociales cuando hay gente "que ve disminuidas sus prestaciones, los profesores de los centros educativos y la atención a la dependencia". "Su obsesión por cumplir a rajatabla el objetivo de déficit, ataca los grandes servicios públicos que prestan las comunidades autónomas y favorecen la privatización de educación y sanidad", dijo refiriéndose al Partido Popular.

Presupuestos “antisociales”


En cuanto al gasto social, la Xunta defiende los presupuestos como unos de los más sociales de la historia. Lo cierto es que el porcentaje de gasto en servicios públicos, el 77% de los fondos, es de los más elevados. Sin embargo, los recortes de los últimos cuatro años han rebajado la partida total destinada a estas actuaciones.

Lo saben en las tres consellerías que aglutinan la mayor parte del gasto social, Sanidad, Educación y Traballo e Benestar, que absorberán el 71% del recorte previsto para el próximo ejercicio, 222 millones de euros.

Con estos datos, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha atribuido a los populares una “ofensiva antisocial”. Ha señalado que existe "un recorte sustancial" en los fondos de las consellerías sociales, en "cifras absolutas", pese a que la Xunta "hace la trampa" de apuntar que, "si disminuyen drásticamente los presupuestos, el gasto social, que está reglado, por efecto estadístico, su cuota de participación en el global se incrementa", expuso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad