La exconselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato. EP.

Beatriz Mato pierde la batalla por presidir la patronal eólica

La exconselleira de Medio Ambiente presentó su candidatura para la presidencia de EGA, que a última hora retiró para integrarse en la directiva ganadora

Una patronal eólica más influyente, más grande y más profesionalizada. Ese era el objetivo de la exconselleira Beatriz Mato en su asalto a la presidencia de la Asociación Eólica de Galicia (EGA). La aventura se truncó para la actual directiva de Greenalia en la recta final de las elecciones que llevaron este mismo mes a José Manuel Pazo Paniagua (Eurus) a revalidar la presidencia para los próximos cuatro años, hasta 2024.

Beatriz Mato es hoy uno de los siete vocales de la patronal eólica presidida por Pazo Paniagua, pero hasta el pasado día 8, cuando se celebró la asamblea general extraordinaria, era una firme candidata a desalojar al actual presidente. Tanto, que la exconselleira de Medio Ambiente, candidata también en las últimas municipales a la alcaldía de A Coruña por el PP, se dirigió por carta a los asociados pidiendo su voto y presentando un ambicioso programa.

Con carta a los socios y programa

Mato se presentó a la presidencia de EGA por uno de los asociados, Greenalia, compañía en la que se integró el pasado mes de febrero como directora de Desarrollo Corporativo y RSC. "Para aquellos que no me conozcáis, soy ingeniero industrial por la Escuela de Ingenieros superiores de Bilbao, tengo un Máster MBA homologado por la Universidad de A Coruña (sic)". Así se presentaba en la misiva a los socios la exconselleira de Medio Ambiente, cuyo nombramiento en Greenalia generó cierto revuelo político por asumir el cargo cuando todavía no se habían cumplido los dos años de incompatibilidad que establece la Lei de Transparencia e Bo Goberno.

Después de relatar su actividad privada, Mato detallaba su bagaje en la Administración pública: "Ocupé distintos cargos políticos y de gestión pública, destacando los últimos diez años en los que fui conselleira de la Xunta, siete años como conselleira de Traballo y Servicios Sociales, y los últimos tres como conselleira de Medio Ambiente".

"Capacidad de negociación"

Por todo ello, aseguraba, "la experiencia adquirida al frente de estas consellerias hace que aporte una experiencia (sic) contrastada en capacidad de negociación y colaboración con otros partidos políticos, sindicatos y empresarios, así como un gran conocimiento del tejido empresarial gallego y del movimiento asociativo de la comunidad".

Lo cierto es que el programa con el que Mato concurría a las elecciones a la patronal eólica suponía todo un revolcón en la asociación. "La fuerza de EGA como lobby en estos últimos años pasó de estar muy presente en los medios entre los años 2002 y 2009 a prácticamente no tener presencia pública hasta que se reactivó más enérgicamente el sector con las convocatorias de subastas y la liberalización del sector en el 2017", dice el programa, al que ha tenido acceso Economía Digital.

Mesas de trabajo con la Xunta

La candidatura de Greenalia para la junta directiva y de Mato para la presidencia de EGA incluía una mayor profesionalización y una decidida apuesta, además, por un "lobby que debe convertirse en la asociación de referencia del sector y de las administraciones".

Mato proponía la creación de una mesa de trabajo con el Gobierno gallego para la reducción de los tiempos y pasos en la tramitación de los expedientes. En este marco, planteaba "la firma un convenio de colaboración EGA-Xunta de Galicia que contribuya a hacer la tramitación más ágil y transparente".

La exconselleira ahora embarcada en el sector privado considera que la Administración gallega "debe clarificar si en esta legislatura va a poner en marcha de nuevos instrumentos de ordenación del territorio políticamente aceptables que faciliten la implantación de nuevos proyectos en el territorio".

Eliminación del canon eólico

Mato también considera que la "eliminación" del canon eólico de la Xunta es "uno de los objetivos prioritarios del sector por el que debemos luchar", pero "la realidad es que el rechazo social que puede provocar esta medida juega en nuestra contra a la hora de negociar con el Gobierno" gallego.

La exconselleira también proponía la creación de mesas de trabajo bimensuales con determinadas consellerías y la ampliación de socios de EGA, que diera entrada a los grandes bancos que operan en Galicia (Abanca, Santander y Sabadell) y las principales consultoras e industrias del metal de Galicia. Economía Digital intentó este jueves conocer los motivos por los que finalmente la ejecutiva de Greenalia retiró su candidatura, sin obtener respuesta por parte de la empresa.

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad