Pedro Barrié de la Maza y el dictador Francisco Franco

Barrié de la Maza, el poder a la sombra del Pazo de Meirás

Con Banco Pastor, Fenosa y Astano como emblemas, el grupo de Barrié de la Maza llegó a dar empleo a 12.000 trabajadores el año de su muerte, en 1971

La del Pazo de Meirás también es una historia de poder económico, en este caso proyectado y potenciado a la luz del régimen franquista. Y entre todos los notables de la provincia de A Coruña que allá por 1938 impulsaron la junta para la controvertida compra del pazo, ahora en los juzgados, emerge un nombre que es sinónimo de dinero: Pedro Barrié de la Maza (1988-1971).

Tras la Guerra Civil, Barrié de la Maza controlaba ya un grupo financiero, heredado en parte, pero impulsado en buena medida por él mismo en su vertiente empresarial más allá de la casa de banca familiar, Sobrinos de José Pastor, en la que había entrado a trabajar en 1912. A pesar de ello, no fue hasta 1939 cuando llegó a la presidencia del Banco Pastor. Y Fenosa, como tal, sería fundada en 1943.

Procurador en Cortes

Su capacidad de influencia en el régimen vino a través de su designación como procurador en Cortes por decisión directa de Franco, a lo que unía una estrecha relación con algunos de sus ministros, como el almirante ferrolano Nieto Antúnez, según detalla un análisis de El Progreso. Franco otorgó a Barrié el título de Conde de Fenosa en 1955, solo dos semanas después de asistir a la inauguración del segundo gran embalse de Fenosa, el de Os Peares.

Al prócer coruñés se vincula, según el libro Empresarios de Galicia, editado por la extinta Fundación Caixa Galicia, con el nacimiento de proyectos empresariales como las minas de wolframio de San Finx, en Lousame; navieras y consignatarias que llevaron a miles de gallegos a la emigración, o los primeros saltos hidráulicos ordenados a través de la Sociedad General Gallega de Electricidad, germen de lo que sería después Fuerzas Eléctricas del Noroeste (Fenosa).

De la banca a la industria

Parte del grupo empresarial pivotaba sobre la sociedad de cartera Industrias Gallegas SA, que para el catedrático de la USC Xoán Carmona Badía es el primer holding de la historia de Galicia. También estaban la bacaladera Pebsa o la propia Astano, que más tarde pasaría a estar controlada por el Instituto Nacional de Industria (INI), promovido por el ferrolano Juan Antonio Suanzes.

La quiebra del Banco de Vigo, entonces el líder financiero en Galicia, y la compra de algunos de sus activos, había llevado al Pastor a una indiscutible primera posición en el mercado gallego en 1929, con un peso del 60% sobre todos los recursos bancarios del sector en Galicia, según el análisis de El Progreso.

Un grupo con 12.000 empleos

La que fue directora del archivo histórico del Banco Pastor, María Teresa Burés Miguéns, señala que el punto más alto del grupo llegó en los años sesenta, en pleno desarrollismo franquista. En esa década, la investigadora sitúa al Pastor como el más importante de los bancos regionales españoles, por delante del Banco Herrero o de Banca Catalana.

A la muerte de Barrié de la Maza, en 1971 y dejando como viuda a su segunda esposa, Carmela Arias y Díaz de Rábado, el grupo tenía a Fenosa y Astano como las dos empresas de mayor dimensión de Galicia en cuanto a ingresos. Ese mismo año, los empleos industriales del grupo pasaban de los 10.000 trabajadores, y los del conjunto de las empresas de servicios aportaban otros 2.000 puestos.

X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad