El presidente de la Deputación de Ourense, Manuel Baltar.

Baltar se desmarca del PP y apoya la huelga feminista

stop

La Deputación de Ourense insta a sus trabajadores a secundar la movilización del 8 de marzo mientras el PP la censura en el Parlamento

en A Coruña, 21 de febrero de 2018 (14:22 CET)

Una protesta “elitista”, con una fuerte carga “ideológica” y que se centra en el “ataque al capitalismo” obviando la limitación de derechos en países como Cuba, Afganistán o China, “uno de los territorios donde más se discrimina a las mujeres”.

Estos son los argumentos del PP en el Parlamento de Galicia, esgrimidos por la diputada Paula Prado, para hacer valer su mayoría en la Cámara y vetar una iniciativa del BNG para mostrar respaldo institucional a la huelga feminista del próximo 8 de marzo.

Baltar, se desmarca

La postura de los populares, que llegaron a calificar de “insolidaria” y “frívola” la protesta, tiene un contrapunto en la Deputación de Ourense, feudo donde gobierna con mayoría absoluta Manuel Baltar y el gran caladero de votos de Feijóo en su hegemonía en la Xunta.

Baltar, que salió absuelto de un proceso judicial en el que estuvo imputado por acoso sexual, ha consensuado con el resto de grupos de la corporación provincial una declaración institucional en la que conmina a los trabajadores del organismo a respaldar la movilización del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La Deputación de Ourense pedirá a la Xunta medidas para evitar la discriminación laboral de las mujeres

El documento, informa Cadena Ser, define la protesta como “una llamada de atención sobre la desigualdad y la invisibilidad que sufren las mujeres, con el objetivo de exigir la mejora de sus condiciones laborales y sociales”. “La Diputación hace un llamamiento a las trabajadoras y trabajadores a secundar la convocatoria de paros parciales y las movilizaciones que se lleven a cabo”, dice el texto.

En la declaración se exige el cumplimiento de las medidas acordadas en el pacto de Estado sobre violencia de género y se pide a la Xunta que avance en el diálogo social para evitar la discriminación de las mujeres en el ámbito laboral.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad