Audasa ingresa 100 millones de fondos públicos desde 2008 por abaratar peajes

stop

El cobro de intereses a Fomento y Xunta reportó a la concesionaria de la AP-9 otros 5,2 millones

Retenciones en el puente de Rande | EFE

20 de julio de 2014 (00:47 CET)

Parece una paradoja. La concesionaria de la AP-9, en el ojo del huracán por los incrementos en las tarifas del peaje, recibe suculentas partidas de las arcas públicas, precisamente, para contener la escalada de precios. Desde 2008 se aseguró ingresos por este concepto que rozan los 100 millones y que abonan el Ministerio de Fomento y la Xunta. En concreto, alcanzan los 97,8 millones de euros, sin contar el cobro de intereses.

La compensación en forma de peajes en sombra le aportó en cinco años 54 millones, con una media aproximada de 9 millones al año que abonan entre el Gobierno gallego y el Ejecutivo central. A esta partida hay que sumar otra de Fomento que tiene como objetivo reequilibrar la merma de ingresos de la concesionaria por una rebaja de tarifas del 7% aplicada en el año 2.000. El departamento que dirige Ana Pastor desembolsó para este concepto 43,8 millones entre 2008 y 2012. El recorte de precios fue suprimido en 2012, con el consiguiente encarecimiento de los peajes al año siguiente.

Fomento y Xunta deben 8,6 millones

La rentabilidad de Audasa está casi blindada, a pesar de la dramática caída de tráfico que ha afrontado durante la crisis y que la llevó a marcar el pasado año su peor dato en número de vehículos desde 2001. Los incrementos de tarifa acordados con Fomento y las compensaciones han mantenido a la concesionaria en números positivos, con 29,3 millones de beneficio en 2013.

Los acuerdos para rebajar tarifas han ido acompañados de mecanismos correctores a costa del erario público. El más importante durante la crisis fue la compensación de la citada bajada de precios del 7% del año 2.000, anulada 12 años después. Fomento pagaba alrededor de 10 millones cada ejercicio por la pérdida de ingresos de Audasa. A 31 de diciembre le restaban por abonar 3,6 millones, según explica la concesionaria en su balance anual.

La supresión del peaje en los recorridos O Morrazo-Vigo y A Coruña-A Barcala en 2006 también conllevó la activación de otra compensación, en este caso pagada por la Xunta y Fomento a razón de cerca de 9 millones por año. A cierre de ejercicio, estaban pendientes de abonar 5 millones por este concepto.

Intereses

Además, la concesionaria, duramente criticada por Feijóo por los atascos de las últimas semanas, ingresó entre 2008 y 2013 otros 5,2 millones por el cobro de intereses a la Administración pública. De esta cuantía, la Xunta desembolsó 1,4 millones y Fomento 3,8 según apuntó Audasa en sus cuentas anuales de 2013.

Y más compensaciones en marcha

Convenio a convenio, Fomento asegura los ingresos de la concesionaria sin frenar, sin embargo, la subida de tarifas que sitúa a la AP-9 entre las tres autopistas más caras de España. De hecho, Audasa anota sin delicadezas en su memoria anual el saldo a compensar por la rebaja de precios a los usuarios de telepeaje en varios recorridos entre Pontevedra y Vigo. La cuenta está en 8,4 millones y el convenio con Fomento establece una “actualización extraordinaria de tarifas” como mecanismo compensatorio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad