Así será la reforma fiscal de Xulio Ferreiro en A Coruña

stop

Marea Atlántica quiere suprimir la tasa del agua para los beneficiarios de la Risga, elimina las bonificaciones en el IBI del puerto y penaliza las viviendas vacías

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro

en A Coruña, 13 de octubre de 2015 (15:47 CET)

Ya está sobre la mesa. El nuevo gobierno municipal de A Coruña ha presentado un documento con su batería de reformas en los impuestos municipales para favorecer a las rentas bajas y penalizar los elementos que, según consideran, provocan distorsiones en la distribución de la riqueza. En esta categoría podrían estar las viviendas vacías, que tendrán que abonar por el IBI el doble de lo que pagan actualmente si la propuesta sale adelante.

Xulio Ferreiro asegura que el planteamiento es "una distribución más justa de la carga tributaria entre Concello, ciudadanos y empresas", con introducción de criterios de progresividad y sostenibilidad ambiental. Si bien las medidas más llamativas afectan a las personas en riesgo de pobreza, con fuertes bonificaciones –incluso la supresión-- en la tasa del agua y facilidades para el pago de tributos. Estas son las claves:

Impuesto de Bienes Inmuebles

Como norma general, se congelan los tipos en el 0,6% actual, pero se introducen modificaciones en base a determinadas bonificaciones. Por ejemplo, las familias numerosas podrán liberarse de hasta un 90% del tributo en función de su renta. La bonificación del 50% a las viviendas de protección oficial se mantiene, pero se extiende de los cinco años actuales a siete años.

Es lo que afecta a las familias. Pero hay otro tipo de medidas, los puntos rojos que señala Marea Atlántica. Así, las viviendas vacías se penalizan, con un recargo que pasa del 25% al 50%. La bonificación para los inmuebles que ocupan constructoras e inmobiliarias cae del 90% al 50%.

Finalmente, la marea da otra mala noticia al puerto. El tipo aplicable se iguala al resto de Bens Inmobles de Características Especiais (BICES), para lo que habrá que subirlo. En todo caso, la propuesta del Concello incluye bonificaciones para la lonja y las actividades pesqueras a quienes las soliciten, de tal manera que no noten el incremento.

El agua y la urgencia social

Desde la llegada a María Pita, Marea Atlántica hizo hincapié en que había una situación de emergencia social en la ciudad y el espíritu de la reforma planteada es combatirla. A la espera de que la renta social tome forma, el plan fiscal incluye exenciones significativas.

Pretende suprimir el pago de la tasa de agua para los beneficiarios de la Risga y reducciones de hasta el 75% para las familias con renta neta inferior o igual al IPREM. En el caso de que dicha renta sea 1,5 veces inferior al IPREM, la bonificación será del 50%.

Vehículos y construcciones

En el caso de los vehículos, se incluyen criterios de progresividad para beneficiar a aquellos con bajas emisiones. Las bonificaciones en el impuesto pueden llegar al 75%.

Para el impuesto de obras (ICIO), se proponen dos medidas. Bonificar con el 50% cuando la construcción se realice en viviendas de protección oficial, y con el 70% hasta un máximo de 2.000 euros "para construcciones, instalaciones u obras que se declaren de especial interés municipal para el fomento del empleo".

Manga ancha con los pagos

El documento concluye relajando la presión sobre los ciudadanos en el pago de tributos. Se propone reducir drásticamente el límite para acceder a un aplazamiento del pago o para hacerlo de manera fraccionada. Actualmente, la deuda tiene que alcanzar los 15.000 euros. Marea Atlántica quiere rebajar esta cifra hasta los 600 euros.

Además, permite a los ciudadanos fraccionar el pago de impuestos hasta en 6 plazos a aquellos que lo soliciten. En esta modalidad fraccionada se aplicará una bonificación del 2%.

La propuesta ha sido remitida ya a los grupos de la oposición [Descargue aquí el documento completo].

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad