Arco Iris carga contra la futura planta de biomasa de Curtis

stop

Alerta de que la instalación que prevé levantar en Teixeiro la firma Renova ocasionará un grave impacto ambiental en la zona, donde prevé instalarse la firma Goodleit

Instalaciones de Bioetanol Galicia en la localidad coruñesa de Teixeiro,

en A Coruña, 22 de octubre de 2016 (14:19 CET)

Gases de efecto invernadero, como partículas en suspensión, dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono, en cantidades muy importantes. Todo eso es lo que producirá la planta de biomasa que la empresa Renova prevé levantar en el polígono coruñés de Teixeiro, en el municipio de Curtis. Por este impacto ambiental y por la vulneración de la normativa vigente –el decreto de la Xunta impide instalaciones de más de 50 Mw–, la asociación ecologista Arco Iris solicita a la Xunta mejoras en el proyecto o su retirada definitiva.

En su alegación, el colectivo ecologista alerta de la posibilidad de que en la fábrica se quemen otro tipo de productos, como lodos de depuradoras, que en la actualidad se vierten sin control en los municipios de Curtis y Sobrado. Esto generaría "un impacto ambiental intolerable en un municipio incluido dentro de la Reserva de la Biosfera de As Mariñas y destino final de la prevista gran planta de elaboración de productos lácteos" de Goodleit.

Asimismo, Arco Iris insta a la Xunta a "moderar su inexplicable ímpetu de abrir plantas de biomasa y a ceñirse a la cordura exigible en las actuaciones que promueva de ahora en adelante, que deben ser, en todo caso, respetuosas en grado máximo con el objetivo mismo de su propio departamento: la protección del medio ambiente y la salud de los ciudadanos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad