Anne Wojcicki: la millonaria más tacaña del Silicon Valey

stop

La exmujer del fundador de Google y hermana de la consejera delegada de Youtube lleva una vida de pobre en medio de la opulencia californiana

La empresaria Anne Wojcicki.

Madrid, 10 de diciembre de 2014 (19:09 CET)

Anne Wojcicki, que ocupa el puesto número 12 en la lista de las mujeres más poderosas del planeta, tiene una regla de oro: jamás pide bebidas ni postres en los restaurantes. Es consciente de que son los servicios con más margen para los dueños de los locales, así que, pese a su abultada fortuna, decide siempre pedir una jarra de agua de cortesía.

Wojcicki tampoco suele pagar los tickets de los aparcamientos: ha hecho cálculos matemáticos, según los cuales le es más rentable abonar las multas cada vez que es sorprendida que pagar religiosamente los tickets de los aparcamientos.

Adicta a las muestras gratuitas

Exmujer del fundador de Google, Sergey Brin, la bióloga de 41 años confiesa que es una adicta a los productos gratis. Es propietaria de 23andMe, una empresa que analiza el ADN para detectar qué tipo de enfermedades tenderá a padecer el cuerpo.

A pesar de que la compañía está valorada en 57 millones de dólares (unos 46 millones de euros), es adicta a los productos gratis, tanto que se enfermó tras beber más de un litro de zumo de zanahoria en los pequeños vasitos que regalan en el edificio donde se encuentra la sede de su compañía. La manía le viene de su madre, una profesora de secundaria que ha vivido casi toda su vida buscando cupones de descuento, productos de muestra y servicios en promoción.

Cada mes hace un presupuesto y no se excede ni un dólar, según ha confesado en una entrevista publicada en The Sunday Times. Nacida y crecida en California, está acostumbrada a vivir como una pobre en medio de la opulencia. De la austeridad y la disciplina aprendida en un hogar de dos profesores, también surgió su hermana Susan Wojcicki, consejera delegada de Youtube.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad