El eurodiputado José Blanco, ex ministro de Fomento / E.P.
stop

“Allá cada cuál con su conciencia”, dice el ex ministro de Fomento tras recordar que el maquinista del Alvia declaró que no se sentía culpable

en A Coruña, 11 de febrero de 2019 (18:36 CET)

El ex ministro de Fomento, José Blanco, compareció en la comisión de investigación sobre el accidente de Angrois para mantener un relato muy similar al que trasladó el Gobierno del PP en las semanas posteriores al siniestro. El error del maquinista, el exceso de velocidad del Alvia en la curva de A Grandeira, es la causa del descarrilamiento y en el procedimiento de construcción de la línea se respetaron los protocolos y las garantías de seguridad.

Uno de los grandes retos del eurodiputado era dejar claro que no hubo presiones para acelerar la inauguración de la línea que menoscabaran las condiciones de seguridad. “Nunca me trasladaron dificultad alguna para cumplir el calendario”, dijo Blanco. El exministro de Fomento se enfadó cuando la diputada de En Marea, Alexandra Fernández, insinuó que su cargo en Fomento y su actual puesto en el Parlamento europeo estaban vinculados a la inauguración en tiempo y forma de la alta velocidad en la línea: “Comprometí mi cargo a que fuera capaz de licitar el volumen de obra necesaria para llevar la alta velocidad a Galicia en el llamado Pacto del Obradoiro, no a una inauguración. Yo no tenía ningunas ganas de acudir a ese acto, por una investigación que estaba sufriendo y porque acabábamos de perder las elecciones, y el PP sabe que propuse que inaugurase la línea el próximo ministro”, aseguró.

 

"Si dice que no se siente culpable, allá cada cuál con su conciencia"

Fue en las preguntas de la diputada gallega cuando Blanco cargó contra el maquinista. Señaló que había recibido la formación necesaria para abordar la curva y que, sin embargo, había cometido el error de no frenar a tiempo. De hecho, puntualizó el eurodiputado socialista, “en un programa de televisión reconoció que había priorizado la llamada telefónica al inicio de la frenada”. “Si dice que no se siente culpable, allá cada cuál con su conciencia”, remachó Blanco.

El ex ministro de Fomento admitió que se arrepentía de no haber aceptado abrir la comisión de investigación sobre el accidente, tras una pregunta del diputado de ERC Gabriel Rufián. Por este motivo, pidió perdón a las víctimas si “esa decisión les había causado dolor”. "Finalmente, y una vez más, mis más sinceras disculpas si por acción u omisión, de hecho, o de palabra, a lo largo de este tiempo no he podido o no he sabido contribuir a paliar el dolor causado por esta tragedia", insistió.

"Lo que dice la ERA no es palabra de Dios"

Blanco defendió que nunca diseñó, alentó o participó en ninguna estrategia para impulsar un relato del siniestro que inculpara al maquinista y se desvinculó de cualquier decisión sobre la seguridad de la línea. “Es evidente que se modificaron las condiciones de seguridad de la vía, se eliminaron intercambiadores y se acortó el tiempo de viaje”, dijo respecto a la eliminación del sistema de seguridad en ERTMS operativo del diseño original. Atribuyó la modificación a los técnicos de Adif.

Respecto a la ausencia de una evaluación de riesgos que, según la Agencia Ferroviaria Euroepa (ERA), era necesaria tras las modificaciones, Blanco alega que hay opiniones dispares entre “excelentes profesionales”, los españoles y los europeos. “Lo que dice la ERA no es palabra de Dios, es una opinión. Ni siquiera es un informe porque eso requeriría de un acuerdo en la Comisión. Por tanto, lo pertinente es que esta discrepancia se resuelva en el tribunal europeo”, argumentó.

Hemeroteca

Angrois PSOE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad