El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en el acto con el que el partido inicia su campaña electoral, hoy en la plaza del museo del Reina Sofía, en Madrid. Foto: EFE/JCH

Amancio Ortega se cuela en el regreso de Pablo Iglesias

El líder de Podemos coloca al fundador de Inditex entre el grupo de poderosos que “limitan” la democracia española

Como ya sucedió en la moción de censura contra Mariano Rajoy, el líder de Podemos volvió a hablar de Amancio Ortega en su regreso a la primera línea tras la baja por paternidad. En el acto de este sábado en Madrid, Pablo Iglesias no replicaba a las críticas del entonces portavoz del PP, Rafael Hernando, sino que introdujo al fundador de Inditex en un discurso clásico para su formación, el de las injerencias del poder económico sobre el político como prueba de la hegemonía de acaudalados empresarios y financieros sobre la ciudadanía común.

En ese regreso al discurso original de Podemos, desabrigado sin la presión de la crisis y el jarabe de recortes que recetó Bruselas, Iglesias consideró necesario ofrecer “algunos nombres” de las “20 familias que tienen más poder que cualquier diputado”. “El Parlamento no tiene el poder que debería tener en un sistema político que se llama democracia. Hay 20 familias en este país que tienen más poder que cualquier diputado. No me da miedo decir algunos de sus nombres, aunque quizá nos lo hagan pagar caro. Apellidos como Ortega (Amancio), Pérez (Florentino), Botín (Ana), Fainé (Isidro) mandan más que cualquier diputado. Si eso es así, algo está fallando en nuestra democracia”, dijo el líder del partido morado.

Blackrock manda más que Ábalos

Iglesias fijó posición en el arranque de su intervención aludiendo a la experiencia que ha adquirido como diputado y tercera fuerza del Congreso. “Quiero deciros algunas cosas sobre cómo funciona el poder. Nos han dicho que la soberanía popular reside en el Parlamento, que el poder reside en el Parlamento, que las diputados y diputadas tienen el poder, que nuestra democracia se fundamenta en eso. No es verdad”, afirmó.

“Un fondo buitre extranjero, Blackrock, que ya es propietario de la mayor parte del mercado inmobiliario de nuestro país, manda más que el ministro de Fomento y que cualquier diputado o diputada. Hay multinacionales que precarizan el trabajo de nuestros compatriotas, que reciben subvenciones públicas y cuando dejan de hacer negocio se marchan, que tienen más poder que un diputado o diputado. Si esto es así, nuestra democracia es una democracia limitada”, insistió.

Iglesias concluyó que “a los que toman las principales decisiones en este país, no les ha votado nadie”. Y en ese selecto club de poderosos situó a Amancio Ortega.  

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad