Amancio Ortega cumple 80 años

stop

El fundador de Inditex celebra este lunes su aniversario con el grupo textil en lo más alto

Amancio Ortega

en A Coruña, 27 de marzo de 2016 (23:42 CET)

El empresario Amancio Ortega tiene mucho que celebrar este lunes. Esta vez no se trata de un primer puesto en la lista de millonarios de Forbes ni unos resultados de récord, sino sus 80 años de vida, de los que más de la mitad los ha dedicado a la creación del gigante que es hoy en día Inditex.

Amancio es ya un coruñés más, a pesar de haber nacido en Busgondo, un pequeño pueblo de León, y haber pasado buena parte de su infancia en la localidad guipuzcoana de Tolosa. En la ciudad herculina fue donde tuvo su primer contacto con el mundo de la moda y donde, en 1963, crearía su primera empresa: Confecciones Goa, especializada en batas y albornoces.

Nacimiento de un imperio

Sin embargo, la primera tienda de Zara, el germen de lo que hoy es Inditex, no vería la luz hasta varios años después, concretamente en 1975. Después comenzaría el traslado de la producción a las distintas fábricas que tiene en el polígono de Sabón, en Arteixo, y el nacimiento de las demás enseñas que conforman el grupo textil.

Hace tan solo quince años, la multinacional tenía 2.000 establecimientos por todo el mundo, pero todavía no había empezado a cotizar en bolsa. El pasado ejercicio abrió su tienda número 7.000 en Hawaii y su valor en bolsa llegó a superar los 100.000 millones de euros. La firma gallega también tocó techo en cifra de negocio – superó los 20.000 millones – y en beneficios, con 2.875 millones.

Paso a un lado

Hace ya un lustro que el empresario no está al frente del negocio, después de que en 2011 decidiese ceder el testigo a Pablo Isla. No obstante, todavía controla el 59,29% de las participaciones de Inditex a través de Pontegadea, su brazo inversor, y suele pasar a diario por las instalaciones de la multinacional para comprobar cómo respira la empresa.

Tiene tres hijos – Sandra y Marcos de su primera mujer, Rosalía Mera, y Marta, de su actual esposa, Flora Pérez –. Ninguno de ellos ejerce un puesto de responsabilidad dentro del grupo textil, pero como accionistas mayoritarios estarán condenados a entenderse el día de mañana.

Al margen de Inditex, Amancio Ortega puede presumir de contar con edificios repartidos por las principales capitales del mundo, un complejo hípico de primer nivel y una fundación que lleva su nombre y que desempeña buena parte de su actividad en Galicia en el ámbito social y educativo, fundamentalmente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad