Altos cargos de Podemos en Galicia abandonan el partido por "una gestión desastrosa"

stop

Cuestionan la democracia interna de la formación y acusan a la dirección de proteger a los "amigos" y abrir expedientes sancionadores a los críticos con la dirección

Breogán Riobóo, secretario xeral de Podemos en Galicia

en A Coruña, 20 de julio de 2015 (01:35 CET)

Segunda escaramuza interna en Podemos Galicia. La primera vino provocada por la tibia posición del partido en la comunidad ante la propuesta de una marea gallega. Un grupo de miembros actuó al margen de la dirección y se decidió a conformar un núcleo sobre el que articular una candidatura ciudadana. Se interpretó entonces que existía una oposición interna en el partido derivada del proceso de elecciones internas que encumbró al naronés Breogán Riobóo, el candidato avalado por Pablo Iglesias, como secretario xeral de la formación en Galicia.

La segunda refriega es más virulenta. Carmen Santos, la persona más votada en las elecciones al Consejo Ciudadano de Podemos en Galicia, y la mitad de la comisión de garantías, entre ellas su presidenta, Ana Pérez, han presentado su dimisión. Un problema de legitimidad, al contar una de los cargos que cesa con más votos que Riobóo, y un problema de funcionamiento, pues la comisión de garantías es la encargada de proteger la democracia, transparencia, participación igualitaria y justicia en los procesos internos del partido.

Duras críticas

Se marchan dando voces, achacándole males al partido vinculados al nepotismo. "La dirección de Podemos Galicia es desastrosa y la gestión de las primarias fue sólo la gota que colmó el vaso", sentenció Carmen Santos, que se posiciona también entre los críticos a las listas plancha y a la circunscripción única del proceso que defiende Pablo Iglesias. Pero esta no es una revuelta hacia Madrid sino propia de Galicia, según se encargaron de aclarar. "La decisión que tomamos no es fruto de un día, llevamos meses pensando y sintiendo que se traicionaba el espíritu del partido, en el que existe una grave deriva y desorden interno".

Carmen Santos entiende que fue "relegada" de la toma de decisiones. Ana Pérez va más lejos y asegura que "los expedientes sancionadores se utilizaron políticamente, se abrieron a los que no gustaban y se paralizaron los de los amigos". En este sentido, ha denunciado que, desde abril esta Comisión de Garantías "fue usada como instrumento" y llegó a "proteger a personas denunciadas por insultos y faltas de respeto que podrían conllevar la expulsión del partido".

Contra el secretario xeral

También hubo críticas para Breogán Riobóo, que hasta la fecha mantiene una inquebrantable disciplina para con las tesis de la dirección en Madrid. Santos llegó a decir que "no le importa la gente" y lamentó que no la hubiese llamado para preguntarle los motivos de su dimisión. En el fondo del asunto está la creencia de los dimisionarios de Podemos Galicia de que las decisiones "se toman entre cuatro y a escondidas".

Carmen Santos finalizó la rueda de prensa asegurando que sigue creyendo en la alternativa que supone Podemos y deseando que Pablo Iglesias sea el próximo presidente del Gobierno, y matizó que "personas de Madrid" sí que se pusieron en contacto con ella para pedirle que no dimitiera. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad