Almunia minimiza el golpe: “Hay inversores, lo que hay que hacer es buscarlos”

stop

El comisario de Competencia niega que la devolución de las ayudas ponga en peligro la supervivencia de los astilleros

Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea

17 de julio de 2013 (14:09 CET)

Ni las advertencias del sector ni la mediación de la Xunta y Gobierno central han logrado variar la posición del comisario de Competencia y vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, que sostiene que la devolución de las ayudas del tax lease no amenaza la supervivencia de los astilleros. "El sector naval español es un sector que ha demostrado competitividad, capacidad de innovación y capacidad empresarial más que sobrada después de una larga reestructuración", aseveró.

Almunia ha insistido en que la decisión adoptada por la Comisión “se refiere exclusivamente a las ventajas fiscales ilegales concedidas en el pasado a algunos inversores. No se trata de una decisión sobre los astilleros españoles". Pero no es un consuelo para el sector, que interpreta la devolución de las ayudas, y así lo ha manifestado en reiteradas ocasiones, como la amputación de su arteria de financiación.

Sin embargo, el comisario de Competencia insiste: “Hay demanda entre las empresas navieras y los armadores, que conocen bien la calidad de lo que el sector español puede fabricar y yo creo que hay inversores y habrá inversores. Lo que hay que hacer es buscarlos y convencerlos y estoy seguro de que así se va a hacer", zanjó.

La decisión puede ser recurrida

Durante su comparecencia, Almunia explicó que la decisión puede ser recurrida ante la justicia europea y que será el Gobierno español quien decida cómo se devolverá el dinero, que irá a la Hacienda española. En este sentido, ha evitado ofrecer cifras concretas sobre la cuantía a devolver.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, dijo la semana pasada que las subvenciones a recuperar superarían los 2.000 millones de euros. "Creo que no tiene mucho que ver con lo que vaya a ser el montante total de la recuperación, pero son las autoridades españolas las que tienen que responder a esa pregunta", ha dicho Almunia.

También advirtió que los beneficiarios de las bonificaciones "no pueden trasladar su obligación de devolución a terceros, por ejemplo a los astilleros, ni siquiera en aplicación de contratos privados existentes".

Cambios a la propuesta inicial


Sobre las repetidas modificaciones que ha sufrido la propuesta inicial, en la que se solicitaba la devolución de las ayudas entre 2005 y 2011, el vicepresidente de la Comisión Europea explicó que "durante un determinado periodo existió incertidumbre jurídica sobre la compatibilidad o no del sistema del tax lease con las reglas de las ayudas de Estado".

Por ello, Bruselas perdona la devolución de las bonificaciones concedidas entre 2005 y 2007. "Esta incertidumbre se disipó definitivamente con la publicación en abril de 2007 de la decisión de la Comisión que concluía que el sistema francés, muy parecido al tax lease español, era parcialmente incompatible".

A su juicio, el problema viene de que España nunca notificó su régimen a Bruselas y por ello el Ejecutivo comunitario no actuó antes. En este sentido, Almunia ha vuelto a rechazar como argumento válido la carta que la ex comisaria de Competencia, Neelie Kroes, envió en 2009 al Gobierno noruego defendiendo el sistema español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad