Almunia acatará los laudos sobre preferentes de NGB pero dice que España asumirá los costes

stop

Insiste en que los titulares de deuda sénior de bancos rescatados no sufrirán pérdidas

Joaquín Almunia

23 de julio de 2012 (19:19 CET)

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, aseguró este lunes que acatará los laudos arbitrales sobre las participaciones preferentes de Novagalicia Banco, pero ha dejado claro que son las autoridades españolas las que deberán resolver los costes de compensar a los clientes por encima de lo que prevé la normativa de la UE.

El memorándum de entendimiento del rescate bancario establece que los titulares de preferentes de los bancos que reciban ayuda de Bruselas deberán asumir pérdidas. Para ello, antes de finales de agosto, España tiene que aprobar una nueva legislación que establezca una negociación voluntaria entre entidades y titulares y un procedimiento de quita voluntaria si no se llega a un acuerdo.

Las pérdidas se materializarán mediante un canje de esta deuda subordinada en condiciones de mercado (más un margen de hasta el 10%). Almunia ha admitido que "no es fácil" fijar este valor de mercado porque para algunos de estos títulos no hay mercado o sólo se producen transacciones esporádicas, por lo que habrá que recurrir a "otro tipo de análisis o estimaciones".

Novagalicia

Por lo que se refiere al caso de Novagalicia, el vicepresidente de la Comisión ha explicado que "cuando la decisión, sea judicial o sea un laudo arbitral vinculante jurídicamente con la misma fuerza que una sentencia judicial, esté encima de la mesa, nosotros como Comisión no podemos poner en cuestión una sentencia judicial".

"Otra cosa es quién va a sufragar el coste de esa conversión por encima del coste admitido según nuestras normas de ayudas de Estado y ese es un tema que deben resolver las autoridades en España", precisó.

Almunia también destacó que, pese al cambio de opinión del Banco Central Europeo (BCE), "los (titulares de deuda) sénior no tienen ninguna posibilidad de que se les impongan" pérdidas. "Hay que tener cuidado de no traspasar los límites a partir de los cuales se pueda poner seriamente en peligro la capacidad del sistema bancario de financiarse en el mercado", dijo.

Por otro lado, el responsable de Competencia ha insistido que si el coste de reestructurar un banco con problemas es superior al de cerrarlo se deberá proceder a la liquidación, y ha destacado que esta solución ya se ha adoptado en los casos de Cajasur, Unnim, Caja Castilla La Mancha o la CAM, vendiendo sus activos a otras entidades. Y ha destacado que, ocurra lo que ocurra, "los depositantes siempre están protegidos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad