Aguirre desafía a Rajoy: "Nadie me hace el programa. No soy un monigote"

stop

Amenaza con renunciar a su candidatura a la alcaldía de Madrid si el PP la aparta de la presidencia del partido en la comunidad

Mariano Rajoy junto a Esperanza Aguirre

en Madrid, 08 de marzo de 2015 (12:22 CET)

No han pasado dos días desde que Esperanza Aguirre fue elegida por Mariano Rajoy como candidata de los populares a la alcaldía de Madrid, y ya se ha producido el primer incendio. La presidenta del PP de Madrid ha enviado un mensaje claro. Si la dirección decide crear una gestora para tutelar el partido en la comunidad, dejará de ser candidata.

Aguirre sale al paso de las informaciones publicadas este domingo en El Mundo y ABC en las que se apunta a que la presidenta regional habría aceptado la candidatura a cambio de ceder el control del partido en la comunidad. Ese era el plan de Rajoy, según explicó Aguirre. María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, le transmitió la idea este viernes. Pero Esperanza, genio y figura, respondió con un rotundo 'no'.

Enfado

La negativa a la petición de Génova va con amenaza incluída. "Que pongan una gestora mañana si quieren, y en ese momento que busquen otro candidato, porque yo no me voy a presentar como candidata para que el programa lo hagan otras personas con las que yo no coincido, y la lista electoral otro tanto. No, no soy un monigote", censuró Aguirre en un a entrevista a la cadena Cope.

Y el enfado siguió en Twitter: "No pienso dejar la presidencia del PP de Madrid. ¿Pero esto qué es? Tengo ilusión por ser alcaldesa pero nadie me hace el programa y la lista".

Aguirre y Rajoy

La tensión entre Aguirre y Rajoy se había difuminado en los últimos meses, desde que la ex presidenta de la comunidad comenzó a sonar para conducir al PP al Ayuntamiento madrileño. A la postre, fue la apuesta definitiva del presidente del Gobierno para detener la sangría de votos del partido en la capital.

Aguirre recordaba este domingo que los votantes la situaban como la candidata favorita y que ella se ofreció al partido. "Lo que no quería es, en estos momentos que la cuestión en el centro derecha, en el seno del PP y en el conjunto de España está tan difícil, que nadie pudiera decir que cuando las cosas vienen mal dadas yo doy un paso atrás", explicó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad