Adiós a la incineradora del sur

stop

La Xunta invertirá cerca de 200 millones en la ampliación de Sogama y abandona el proyecto en O Irixo

Imagen de las instalaciones de Sogama

25 de septiembre de 2012 (22:44 CET)

Finalmente la Xunta claudicó y este martes, el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, reconoció que la incineradora proyectada para el sur de la comunidad autónoma se quedará en el norte. Tal y como adelantó hace meses Economía Digital, su ubicación final no será otra que Cerceda, ampliando las instalaciones de Sogama. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que la Xunta deberá invertir cerca de 200 millones de euros para esta nueva planta de reciclaje, que se prevé que esté lista en 2017.

La incineradora del sur de Galicia está ligada desde su nacimiento a los proyectos eólicos del último concurso realizado por el Gobierno gallego. Uno de los grupos adjudicatarios de megavatios en el último reparto --que sirvió para tumbar el que llevó a cabo el Gobierno de Emilio Pérez Touriño-- propuso la creación de una incineradora en el sur de la comunidad dentro de sus planes industriales ligados al concurso. Se trababa de Estela Eólica, que recibió 187 megavatios (en la actualidad aún sin explotar).

Ligado al Eólico

Estela Eólica anunció que el emplazamiento elegido estaría en Ourense. Se habló de O Carballiño y, finalmente, del ayuntamiento de O Irixo. Pronto comenzó la movilización social de una zona eminentemente dedicada a la agricultura y a la ganadería y que no quería una planta de reciclaje de basuras cerca. Grupos ecologistas y partidos políticos salieron a la calle en contra de la incineradora.

Sin embargo, quien realmente paralizó el proyecto de la incineradora del Sur fue la propia Estela Eólica, a la que la crisis de la energía renovable la salpicó de lleno. La paralización de la primas a la producción de energía cayó como un mazo sobre los grupos eólicos gallegos que estaban pendientes del desarrollo de sus parques en virtud del último concurso autonómico. Esta situación provocó grandes retrasos en el desarrollo del proyecto de la incineradora de O Irixo. Finalmente, la consellería de Industria de Javier Guerra se vió obligada a abrir un expediente y retirarle el proyecto.

Mala imagen

La apuesta del ayuntamiento de Cerceda porque se ampliase las instalaciones de Sogama no es nueva. Desde hace meses era conocida en los círculos políticos y empresariales. Los contactos con la consellería de Agustín Hernández también comenzaron hace meses pero, según indican fuentes conocedoras de las negociaciones, uno de los escollos era precisamente la imagen negativa que se transmitiría del concurso eólico si Estela Eólica renunciaba a ejecutar el proyecto.

“Uno de los problemas es que el tema de la incineradora lo llevaban dos consellerías. Medio Ambiente quería desde hace tiempo iniciar los trámites para que el proyecto se fuese a Cerceda pero, la consellería de Economía e Industria era la que llevó el concurso eólico y no podía dar la imagen de que no va adelante”, aseveran.

Acuerdo cerrado desde agosto

De hecho, según aseguran, desde agosto concello de Cerceda y consellería de Medio Ambiente habían llegado ya a un acuerdo para la ampliación de Sogama, aunque este no se hizo público hasta este martes.

“Aquí la ampliación de Sogama no supone ningún quebranto para los vecinos y creará una gran carga de trabajo. Se dará empleo en el sector de la construcción e igualmente también se logrará posteriormente en la fábrica, donde se podrá asegurar a personal eventual”, aseguró el alcalde de Cerceda, el socialista José García Liñares.

Sin embargo, para que la incineradora del sur acabe en la provincia de A Coruña habrá que pasar por trámite parlamentario. El Plan de Residuos Urbanos de la Xunta de Galicia especifica que la planta de basuras debe estar en algún punto del sur de la comunidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad