Adif paga 700 millones fuera de plazo para evitar la parálisis del AVE a Galicia

stop

Abonará la obra finalizada hasta mayo a las constructoras, que amenazaron con plantarse por los impagos

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro | EFE

31 de julio de 2014 (01:56 CET)

A grandes males grandes remedios. Adif está listo para cortar de raíz las crecientes críticas de las constructoras por los impagos en las obras del AVE. El gestor de infraestructuras tiene preparada una partida de 700 millones que desembolsará entre esta semana y la que viene. El objetivo es pagar la obra finalizada y correctamente ejecutada hasta mayo. Sí, hasta mayo, con un mínimo de dos meses de retraso.

El plazo legal establecido para efectuar los pagos es de 33 días pero, según explican fuentes del sector, no es habitual que se respete, ya que las obras se están pagando desde hace ya más de un año entre “tres y cuatro meses” por encima del plazo reglamentario. Adif reconoce el retraso, al menos este último, y recuerda que los pagos están condicionados a las “posibilidades presupuestarias” de la empresa pública. Tarde o en plazo, “siempre hemos pagado”, apuntan.

Crisis cíclicas

La última demora había llevado a las empresas a plantearse aparcar la excavadora y frenar la construcción de la alta velocidad. De hecho, informó Expansión este miércoles, estaba previsto remitir al Ministerio de Fomento un preaviso, que es el mecanismo legal necesario para advertir al cliente que se paralizarán las obras si no efectúa los pagos que se le reclaman.

En realidad, el motín a causa de los impagos planea siempre sobre las obras del AVE pero nunca llega a consumarse. Las constructoras hablan en voz baja porque ni les interesa frenar las obras ni mucho menos rescindir el contrato, que es una posibilidad que puede forzar el Gobierno si se incumplen los plazos. “Para parar las obras hace falta mucha unión, porque si tu paras y otra empresa sigue construyendo… en realidad lo que se intenta es presionar para que Adif pague porque tiene un recurrente problema de liquidez y los retrasos son constantes”, explican fuentes de las constructoras.

Entre Pastor y Montoro

El problema de tesorería de Adif pasa también por el departamento de Cristóbal Montoro, que es el que ha autorizado el desembolso de 700 millones de la caja del gestor de infraestructuras para cubrir parte de la deuda que acumula.

Adif ha solicitado a Hacienda una segunda emisión de bonos, después de que la primera, realizada en mayo de este año por valor de 1.000 millones, resultará un éxito. Se cubrió en pocas horas. La petición continúa tramitándose sin que Hacienda haya denegado o aprobado la medida. Hasta el momento, no hay respuesta. En Fomento esperan realizar la emisión antes de que acabe el año, lo que otorgaría una determinante inyección de liquidez para afrontar los pagos del AVE.

El compromiso de Rajoy

De la conexión entre Pastor y Montoro depende la buena marcha de las obras, que tienen un punto caliente en el AVE a Galicia. Rajoy anunció, cuando Feijóo se jugaba su segundo mandato en la Xunta, que la alta velocidad llegaría a la comunidad en 2018. Ana Pastor ha reiterado el compromiso en cada visita a Galicia y Adif ha licitado varios tramos del recorrido gallego que, según Hacienda, no estaban previstos. Otro punto más de tensión.

En el primer semestre del año, Adif licitó obra pública por valor de 1.997 millones, según los datos de la patronal Seopan, que no ha querido pronunciarse sobre el conflicto. Todo ello a pesar de que la financiación todavía sigue atascada en el despacho de Montoro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad