Adega critica el cinismo de la clase política ante los incendios

stop

La organización ecologista señala que los últimos cambios legislativos no van precisamente encaminados a garantizar la conservación del monte

en A Coruña, 11 de agosto de 2015 (14:37 CET)

De "cinismo sin límites" califica la asociación ecologista Adega el hecho de que los políticos pidan colaboración para frenas los incendios cuando al mismo tiempo aprueban leyes que los favorecen. Ponen como ejemplo la recién aprobada Ley de Montes, que permite recalificar los terrenos quemados, y recuerdan que las notmativas sobre caza, suelo, minería o cultivos energéticos también contribuyen al deterioro del mundo rural.

Para Adega, las causas de los incendios están suficientemente diagnosticadas desde hace años, al igual que las medidas para reducir su incidencia. En este sentido, señalan que muchos de los fuegos "se prendieron también en los despachos" debido a la nula prevención, los recortes, el aumento de la superficie de especies pirófitas, la reducción de las franjas de protección, la forestación de tierras agrarias, la apuesta por los cultivos energéticos o la privatización encubierta de las Comunidades de Montes, entre otras.

Sector estratégico

Desde el año 1995, recuerdan desde la organización ecologista, se registran en Galicia una media de 10.000 incendios al año, uno por cada 2 kilómetros cuadrados de superficie forestal, cuando la media nacional de uno por cada 25. Aquí se producen el 45% de los fuegos de todo el país, a pesar de que la superficie forestal sólo representa el 7,7% del total.

El monte, apunta, es un sector "estratégico" para la sostenibilidad ecológica y social del pais, por lo que los incendios siguen a ser uno de los principales problemas que afecta a Galicia, a su medio, a su economía y a sus gentes.

Decálogo de acción

Adega considera que sin información, educación ambiental y participación social es difícil lograr una solución. En este sentido, desde la organización ecologista proponen una serie de medidas para luchar eficazmente contra los incendios.

Esas medidas pasan por un ordenamiento territorial acorde con las características de Galicia; una nueva política forestal que proteja las funciones ecosistémicas del monte; un nuevo Plan Forestal que limite la expansión de especies como el pino o el eucalipto; un mayor esfuerzo en prevención; el desarrollo de planes de regeneración hidrológico-forestales en los montes quemados; fomentar la educación ambiental en todos los niveles, o promover el aumento de montes públicos y reforzar el papel de las Comunidades de Montes, entre otras.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad