Biofábrica de Ence en Lourizán (Pontevedra)

Ence continúa reforzando su seguridad: estrena ‘pasaporte Covid’

La compañía crea una herramienta digital que permite automatizar el acceso seguro de las personas a los centros de trabajo

 

Ence Energía y Celulosa fue una de las organizaciones pioneras del ámbito industrial español en poner en marcha un protocolo de actuación frente al Covid-19. Anticipándose a la situación, la compañía estableció el 24 de febrero un protocolo preventivo en todos sus centros de trabajo, que incluía medidas como la restricción de visitas a las biofábricas, la dotación de máscaras quirúrgicas y gel desinfectante, así como la realización continua de test para identificar posibles casos asintomáticos, entre otras múltiples medidas.

La seguridad fue, desde lo comienzo de la crisis sanitaria, una prioridad para Ence. La última innovación de la compañía en materia de seguridad fue la implementación de una herramienta digital, denominada “pasaporte Covid”, que permite automatizar el acceso seguro de las personas a los centros de trabajo. Esta aplicación procesa un cuestionario que, junto con las pruebas realizadas a cada persona antes de acceder a las instalaciones de Ence, da luz verde únicamente a aquellos que cumplan con todas las garantías para prevenir lo contagio.

El ‘pasaporte Covid’

Esta innovación fue puesta en marcha recientemente en las biofábricas de celulosa y en las plantas de energía renovable como una de las medidas más importantes continuar reforzando la seguridad de las instalaciones de Ence. La empresa señala que continúa, de esta manera, anticipando el análisis de todos los riesgos derivados del virus e implantando medidas preventivas, buscando con ello la protección del equipo humano y sus familias, frente a cualquier otro criterio.

Actualmente, Ence mantiene unas estrictas medidas de seguridad para poder realizar su trabajo para prevenir los contagios, como controles de temperatura a la entrada, desinfección de espacios, distancia mínima de dos metros entre trabajadores, uso de pantalla facial, máscara y guantes, así como establece los cambios de turno de forma telemática. Del mismo modo, Ence fue una de las primeras empresas españolas en instaurar el teletrabajo en todos sus centros, con el fin de reducir el tránsito de personas y asegurar la producción de celulosa y energía. Una modalidad que, en función de los protocolos activos, se mantiene en los diversos centros.

La seguridad, explica Ence, forma parte de las variables esenciales de gestión de la compañía y es uno de los pilares que fundamentan su compromiso con la sostenibilidad, con la finalidad de contribuir a mejorar el bienestar de las personas, impulsar el desarrollo económico y social de las comunidades en las que está presente y crear valor sostenible en el tiempo.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad