Una mujer prepara las cepas para facilitar la recogida de uva al amparo de la denominación de origen Ribeira Sacra. EFE/ Eliseo Trigo

El coronavirus amenaza “la mejor vendimia de la década”

Los viticultores temen que las bodegas dejen de comprar ante la incertidumbre que rodea la recuperación de bares y restaurantes

“Esta puede ser la mejor cosecha de la década”. “Por el momento, la uva es excelente”. “Sin duda, va a ser una gran añada”. Así definen en el sector del vino la cosecha del año del coronavirus; un virus que amenaza con echar por tierra una añada que, sobre el papel, pintaba muy bien. La incertidumbre de como las bodegas responderán a la pandemia y sus efectos ya hace temblar a los viticultores, que temen un desplome en la venta de uva por la falta de demanda mientras el Gobierno mira para otro lado. "Su ayuda es a todas luces insuficiente", denuncian.

En conversaciones con este medio, viticultores catalanes, riojanos, cántabros y gallegos coinciden en el miedo de que las grandes empresas aparquen o reduzcan bruscamente la compra de uva para sus vinos. Todos tienen grandes perspectivas para la cosecha, tanto en cantidad como en calidad, y, pese a que siempre pueden surgir contratiempos, su principal preocupación es que en 2020 muchas uvas se quedarán en la viña, pues las grandes firmas no podrán almacenar tanto stock.

A pesar de mostrarse todavía prudente, el director general de la DO CA Rioja, José Luis Lapuente, defiende que la cosecha de 2020 “está en condiciones óptimas” tras la añada "memorable" de 2019. Desde su posición, el dirigente comparte el temor a que no se pueda dar salida a toda la uva. “Es evidente que las ratios se van a desequilibrar, pero confío en que todo el sector actúe con responsabilidad para salir de esta crisis todos juntos”, pide.

La Rioja confía en resistir; otras D.O. especializadas en vino joven sufrirán más el impacto del corornavirus

La Rioja será de las Denominaciones de Origen que sufrirá la caída del consumo por su penetración en la hostelería. Según las cifras facilitadas por el consejo regulador, dos tercios de sus ventas se producen en España y, de estas, el 60% se realizan en restauración.

Lapuente admite que hay bodegas que ya avisaron a los proveedores de una reducción de la compra de uva, pero confía que en la región la afectación será menor que en otras zonas por el envejecimiento del producto. “Además, aquí son habituales los contratos plurianuales y hay stock para tres años y espacio para dos más, por lo que la afectación para los viticultores podría ser menor”, explica en declaraciones a este medio.

La política de almacenamiento puede servir como sostén frente al modelo de negocio de otras regiones como la DO Rueda o la DO Rías Baixas, sostienen fuentes del sector. Las Denominaciones de Origen especializadas en vinos jóvenes serán las que más ralentizarán la compra de uva por la falta de espacio que provoca la constante rotación en las bodegas.

Ante tal panorama, los agricultores piden ayuda a la administración. La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Castilla y León plantea una solución de emergencia: si el año va a ser malo sí o sí, que al menos sea excelente en calidad. Demanda que se recurra a la poda en verde, el aclareo y que los consejos reguladores tomen las medidas necesarias para recortar la producción y que así se incremente el precio de cada uva.

"El plan del Gobierno es a todas luces insuficiente", critíca la Unión de Pequeños Agricultores

Además, solicita la intervención del Estado con medidas como la destilación de crisis en la que la administración compra la uva a un precio especial para elaborar alcohol de diferentes usos.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos coincide en la necesidad de un protocolo ante el plan de salvación del Gobierno, "a todas luces insuficiente por el hecho de que no se articulan ayudas nacionales, sino la recuperación del Programa de Apoyo al vino (Pasve) que viene de fondos comunitarios". Así, exige que se haga uso del fondo europeo de crisis.

El dardo va especialmente dirigido al ministro de Agricultura, Luis Planas. "No comprendemos que no se utilicen mecanismos existentes para que tanto el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación como las Comunidades Autónomas destinen recursos presupuestarios para el sector".

Y los efectos de la Covid-19 ya son visibles. El prescriptor Zoltan Nagy sostiene que el embudo comienza a producirse. “Todo el vino blanco y vino rosado que debía venderse en estas fechas no ha salido”, señala. “Y es una cosecha que todos calificamos de excelente o muy buena de forma generalizada en toda España”, añade. Así, apunta a la receta del enoturismo con tal de que el sector pueda hacer frente al excedente de uva y reducir al máximo el golpe económico.

La DO Cava teme perder "la mejor cosecha de la década"

Las empresas consultadas aseguran que todavía no definieron su política para la compra de uva, pero que lo harán en breve. Cuestionada por si iba a reducir la adquisición de materias primeras, Freixenet se limitó a decir que “lo está estudiando”, aunque las fuentes del sector del cava consultadas dan por hecho que rebajará la factura por la menor demanda de la restauración. Lo mismo sucede con Codorniú.

Con varios ERTEs en marcha --los dos grandes del sector los aplicaron--, el cava vio como sus ventas se desplomaban por el cierre de la hostelería, algo que no pudo llegarse a compensar con el ascenso de la facturación online, que incluso se duplicó en algunas firmas.

En el Penedés se hablaba de “la mejor cosecha de la década, especialmente en cantidad”, que queda ahora en el aire. Sergio Lozano, responsable del sector del cava de Comisiones Obreras, comparte el miedo del resto de territorios: “Va a ser difícil que las bodegas puedan absorber toda la producción; espero que los empresarios sean responsables y vean la uva como una inversión de futuro”.

Desde el sindicato, que aglutina el 98% de la representación en el mundo del cava piden unión. “Como no vayamos todos juntos, empresas, trabajadores y viticultores, vamos a sufrir mucho”. Por ello, lamentan que no se les haya incluido en la mesa sectorial propugnada por la Generalitat de Catalunya que ellos mismos alentaron.

Un artículo de Carles Huguet

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad