Camps con Ecclestone en el circuito

Valencia propone adelantar de nuevo la fecha de la Fórmula 1

stop

NUEVA FECHA

27 de junio de 2011 (18:57 CET)

La Generalitat Valenciana está negociando adelantar, de nuevo, la fecha de la celebración del Gran Premio de Europa de Fórmula 1. Y alargar el contrato del evento, que termina en el año 2014. La alcaldesa, Rita Barberá, que se ha mostrado eufórica con el “éxito” de la carrera celebrada el fin de semana en Valencia, desea que la modificación ofrezca más ventajas al circuito valenciano sobre otras pruebas. “Espero que todas las expectativas que tenemos por delante cuajen y se consoliden, tanto en el tiempo como en el cambio de fechas que se están hablando, y más cosas".

Barberá y el jefe del ejecutivo, Francisco Camps, quieren que en la ciudad se celebre una de las primeras pruebas de Europa para "atraer a los aficionados que están ávidos" de la competición. La primera edil ha confirmado lo que ya dejo entrever Camps durante la prueba automovilística, que se está negociando la prórroga del contrato con el empresario Bernie Ecclestone, que éste está encantado con Valencia y “dispuesto a apostar por ella como una capital importante de Europa”.

La alcaldesa ha dicho que la clave de la competición es la "enorme potencia" del acontecimiento para congregar espectadores, y el impacto económico que genera, que ha cifrado en 40 millones de euros. "Es un paraguas para dinamizar la economía a través del turismo", ha destacado Barberá que ha insistido en las felicitaciones que están recibiendo de todo el mundo por “la magnifica organización”.

La política popular ha tirado balones fuera, y ha culpado al Gobierno de que no se hayan cubierto las expectativas de la dársena construida para la Copa América. “La llegada de embarcaciones depende de la mejora de este enclave, que el Gobierno tiene paralizado. Una situación que es intolerable, pero no se puede hacer nada sin su apoyo, ya que tiene el 50% de participación en el Consorcio”.

Pago de nóminas y proveedores

Barberá ha rechazado las acusaciones, por demagogas, de que la Fórmula 1 resta inversiones en los barrios. "En este mandato se han invertido 692 millones de euros, más que en ningún de la historia de la ciudad", ha dicho la alcaldesa.

La diputada de Compromís, Mireia Mollà, ha reclamado al Consell que el pague a tiempo las nóminas de los funcionarios, y abone las deudas de los proveedores como prioridad de su acción de gobierno. Para Mollà, el gobierno de Camps ha batido todos los récords de gastos pendientes de pago, y la situación financiera de la Generalitat se encuentra en una situación crítica. “Este fin de semana hemos podido comprobar cómo el President Camps se dedicaba a hacer una ostentación indecente de la celebración de un gran premio que tiene un coste que la administración autonómica no puede asumir sin recortar la inversión en servicios básicos”, ha declarado.

“No es de recibo que Camps establezca como máxima preocupación el futuro del gran premio de Fórmula 1, mientras los nuevos miembros de su gobierno han encontrado unas consellerias con la caja vacía, enormes deudas a los proveedores, y grandes dificultades para acceder a más financiación de los bancos”, ha añadido la diputada.

Por su parte, los empresarios le siguen pidiendo a Camps que acometa un plan de reducción de gastos que permita liberar fondos para apoyar al sistema productivo, y otro “creíble" que regularice y determine el pago a los proveedores de la Administración.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad