Tres dudas de Antón Costas que alteraron a los economistas gallegos

stop

El presidente del Círculo de Economía reconoce en A Toxa no entender por qué crece el consumo interno cuando los salarios medios y bajos se han reducido

Pedro Sánchez y Antón Costas, en una imagen de archivo

en A Coruña, 18 de abril de 2015 (02:26 CET)

De un auditorio formado por empresarios y economistas, el gallego Antón Costas salió con aura de "humanista", según expresó alguno de los asistentes. Protagonizó uno de los debates más dinámicos y participativos del Foro Económico de Galicia que se celebró estos días en la Illa da Toxa. Además del análisis del presidente del Círculo de Economía sobre el estadío que parece transitar España, el de la recuperación económica, y algunas de sus recetas para mejorar de cara añ futuro; fueron también sus dudas las que despertaron el interés del público.

Para comenzar, una importante. Destacó el catedrático de Política Económica pontevedrés la extrañeza que le produce el aumento del consumo en España. Porque, efectivamente, los datos dicen que aumenta, pero esto no se corresponde con una mejora en los ingresos del conjunto de los ciudadanos. Según explicó Costas, que se apoyó en multitud de datos a lo largo de su intervención, existe un "establishment" con salarios ya a priori elevados que ha mejorado, cuando menos, en confianza. Pero no es así en el caso del grueso de los salarios medios y bajos, que han descendido. Por ello, explicaba Costas, es difícil de entender que el cómputo global dé como resultado un incremento del consumo interno.

Cárteles y productividad

La otra gran duda es respecto a la productividad. Del análisis que realizó el presidente del Círculo de Economía se desprende que las empresas punteras de España funcionan. De hecho, señaló que su nivel de productividad es incluso superior a la media europea. El problema ocurre con las sociedades que aspiran a ascender a esa liga. Según Costas, lidian con una barrera no descifrada, que hace que, al llegar a un determinado nivel, se paren, provocando un efecto de cuello de botella. Reconoció el catedrático que desconocía los motivos, pero que una gran masa de empresas se encontraba en esta situación, tocando techo antes de despegar.

Y todavía podría formularse una tercera pregunta ¿Va España a pelear ya en serio contra los cárteles? Para Costas, la dinámica de libre mercado está claramente alterada por las prácticas anticompetitivas en determinados sectores. No los mencionó, pero seguramente estuviesen en su mente las petroleras, empresas de telefonía o la distribuidoras alimentarias. Fue esta idea una de las que más respuestas suscitó entre el público, en un momento en el que representantes de estos sectores se incorporan a asociaciones empresariales, en Galicia y en España, que tienen como objetivo, precisamente, fomentar la competitividad.

El reto de los jóvenes

Entre las propuestas del presidente del Círculo de Economía estuvo la de crear algún tipo de cobertura o fondo a nivel europeo para los jóvenes. Entiende que entre los más mayores no hay riesgo de pobreza, pues están cubiertos bien por fondos de pensiones privados o por la propia Seguridad Social. Pero la situación es más compleja entre los jóvenes. Costas recordó que el 73% de los ciudadanos entre 19 y 33 años viven con sus padres.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad