¿Quién firmó las cuentas de Novagalicia?

stop

06 de mayo de 2014 (22:37 CET)

Cuando un banco presenta ante la CNMV sus resultados anuales, con su memoria de gestión y su balance, además del pertinente informe de auditoría, suele acompañar a tan importantes documentos la firma de su consejo de administración en pleno, que estampa sus rúbricas, comenzando por su presidente, tanto si es ejecutivo como si no. Basta con que ocupe un puesto en el máximo órgano de administración de dicho banco. Así lo hizo José María Castellano en las cuentas y balance de Novagalicia en 2012, cuando ejercía de presidente. También lo fue del banco hasta el pasado mes de diciembre.

En esa memoria, la de 2012, al final, junto a la firma del presidente, figuraban las del consejero delegado, César González Bueno, y también las de consejeros dominicales e independientes como Xabier Alkorta, José Manuel Gabeiras, Jaime Requeijo o Jaime Trebolle. Además, avalando todo ello con su firma, las de los tres representantes del Fondo de Reestructuración Ordenada de la Banca: José Borrué, José Antonio Portugal y Javier Moreno Cepeda.

¿Y qué ha sucedido con la memoria y el informe de gestión de 2013? Pues que lleva estampada la firma de los tres representantes del FROB. A Portugal Alonso lo acompañaron, en esta ocasión, José Ramón Rodrigo Zarza y Miguel Ángel Iglesias Hernández. ¿Qué fue del resto de consejeros? ¿Y del presidente? ¿Y del consejero delegado? ¿Por qué no avalaron con su firma unas cuentas que se derivan de su último año de gestión en Novagalicia?

Consejeros como Alkorta o Gabeiras siguieron figurando en el máximo órgano de administración de Novagalicia hasta el último minuto, el de un traspaso firmado en diciembre y que todavía no es efectivo. Y, lo más llamativo, el presidente ejecutivo y el consejero delegado, José María Castellano y César González Bueno, tampoco estamparon su firma en las cuentas. Es de suponer que no estaban en disconformidad con la gestión que ellos mismos habían llevado a cabo. ¿Qué sucedió entonces?

Lo cierto es que el propio FROB da algunas pistas al respecto. El “administrador único provisional” de NCG Banco, dice el fondo de rescate en la memoria, “debidamente representado por José Antonio Portugal Alonso, José Ramón Rodrigo Zarza y Miguel Ángel Iglesias, y en cumplimiento de los requisitos establecidos en la legislación vigente, formula” las cuentas y demás documentos, que han sido visados por el secretario general en todos sus folios y firmados por los representantes del administrador único”.

¿Fue un ejercicio de calculada prevención, para curarse en salud y algo más por lo que pueda venir, el de Castellano y su equipo al no estampar su firma en las cuentas? ¿Se trató solo de una derivación de responsabilidades en quien realmente mandaba en la entidad, el FROB? ¿Por qué un año sí y otro, no? ¿Acaso el desenlace de la subasta fue de tal desagrado para el equipo gestor que ni quiere aparecer en los papeles? ¿Una pataleta? Sea lo que fuere, la conclusión es que ahora ya sabemos quién mandaba de verdad en Novagalicia: Antonio Carrascosa, director general del FROB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad