Philip Morris sube hoy el precio de Chesterfield y baja el de L&M

stop

Marlboro, la marca más emblemática de la tabaquera, mantendrá su precio en 4,25 euros por cajetilla

19 de mayo de 2011 (09:00 CET)

Philip Morris modificará a partir de este jueves el precio de parte de su oferta de cigarrillos, de manera que subirá cinco céntimos la cajetilla de Chesterfield, que pasará de 3,95 euros a 4 euros, y recortará en cinco céntimos el precio de L&M, de 3,65 a 3,60 euros.

Marlboro, la marca más emblemática de la tabaquera, mantendrá su precio en 4,25 euros por cajetilla, salvo en la línea Marlboro Pocket, que sube de 3,75 a 3,85 euros, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Estos cambios, que también incluyen subidas de entre 20 y 50 céntimos en paquetes de tabaco de liar, entrarán en vigor previsiblemente mañana con la publicación de la resolución del Comisionado para el Mercado de Tabacos en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Además de Chesterfield, se encarecerán diez céntimos las marcas Marlboro Pocket, hasta 3,85 euros; Lark, hasta 4,10 euros; y Next y Philip Morris hasta 3,60 euros. Los Philip Morris Suprem y Filter King pasarán de 3,75 a 3,85 euros.

Según las mismas fuentes, con la reducción del precio de L&M, Philip Morris posiciona su marca al mismo nivel que las marcas baratas de otras tabaqueras, como Pall Mall (British American Tobacco) o JPS (Imperial Tobacco).

En el apartado de picadura de liar, el paquete de 30 gramos de Marlboro Tubing & Rolling aumentará su precio en 20 céntimos, al pasar de 3,90 euros a 4,10 euros, mientras que el paquete de 90 gramos subirá 50 céntimos, hasta 12 euros. Por su parte, L&M para liar o entubar (80 gramos) se encarecerá 40 céntimos.

Tabaco de liar

A partir de este jueves también subirá el precio de los paquetes de tabaco de liar de Lucky Strike de 30 gramos, en 20 céntimos, y de 80 gramos, en 50 céntimos.

El movimiento de Philip Morris se produce después de que BAT incrementara a finales de abril 10 céntimos el precio de sus principales marcas (Lucky Strike y Pall Mall) y de que Altadis (Fortuna y Nobel) lo hiciera el pasado 10 de mayo en la misma proporción.

BAT explicó su iniciativa como un "guiño" al Gobierno para que, al mejorar la recaudación, descarte subir la incidencia fiscal y "capte que la solución no es subir los tipos, sino una reforma" de la estructura fiscal.

Tras las subidas de precios por el alza de impuestos de diciembre y la entrada en vigor de la Ley Antitabaco en enero, las ventas de cigarrillos han descendido casi un 25% en el primer trimestre del año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad