Nuevo guión en Pescanova

stop

22 de mayo de 2013 (19:07 CET)

Uno: Manuel Fernández de Sousa-Faro ya no manda aquí. Dos: respondemos ante el juez y él es quien decide. Y tres: nuestra prioridad son los acreedores. Ese es el guión inalterable al que aluden los administradores concursales de Pescanova en los contactos que están manteniendo con los directivos del grupo. De la matriz y de las filiales. Blanco y en botella.

Senén Touza y Santiago Hurtado, ambos de Deloitte Advisory, parecen tenerlo muy claro. Y si nos vamos a la Ley Concursal, los dos primeros puntos de su nuevo mandamiento tienen toda la lógica del mundo. Fernández de Sousa está requetefuera de la empresa, aunque le cueste admitirlo, tras el auto claro y meridiano emitido por el juez. Y será el magistrado el encargado de dar luz verde al informe de los administradores concursales, que llegará en pleno verano, y que marcará una nueva hoja de ruta para la compañía. Plenos poderes para el juez, faltaría.

El punto tercero, ese que dice que la prioridad para los administradores son los acreedores, pues ya es más discutible. Que Pescanova está en manos de la banca, que es la principal acreedora (también están los proveedores comerciales), nadie lo duda. Pero deslizar algo así como que trabajan para los acreedores, para la banca a fin de cuentas, suena un poco excesivo en los tiempos que corren. ¿Y los trabajadores? ¿Y los accionistas, minoritarios incluidos? ¿Y el proyecto empresarial? Lo dicho. Un pelín excesivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad