Mi estilo es el de Bond, James Bond

stop

El ex diseñador de Gucci volverá a vestir al mítico espía en la próxima entrega de la saga

Daniel Craig en James Bond,  'Quantum of Solace'

16 de noviembre de 2011 (10:22 CET)

La nueva entrega de la serie James Bond se estrenará el próximo 23 de octubre de 2012, coincidiendo así con el primer estreno, 50 años atrás, James Bond contra el Dr. No protagonizada por Sean Connery.

Ya está todo previsto para empezar a rodar Skyfall que contará con un prestigioso elenco de reparto. Entre ellos, repite por tercera vez Daniel Craig como James Bond, el villano será Javier Bardem y la desconocida pero bellísima francesa Benice Marlohe deslumbrará como nueva chica Bond. Sam Mendes estará al mando de la dirección del film y ha hecho público que Tom Ford será otro de los que repitan en la película. "James Bond personifica al hombre Tom Ford en su elegancia, estilo y amor por el lujo. Estoy muy contento de seguir adelante con este icónico personaje”, comentó el diseñador en la presentación para los medios la pasada semana. Tom Ford diseñará la ropa y los accesorios, desde trajes hasta gafas de sol, como hizo con el vestuario del agente secreto británico en la última parte de la saga, Quantum of Solace.



Dos marcas a las que un 'gentleman' 007 no puede fallar

Los diferentes encargados para dar vida al espía británico han dejado un legado incalculable al que el protagonista actual no quiere ni puede fallar. James Bond ha dejado, a través de la historia, una impronta que no sería tal si no fuese por las camisas de Turnbull & Asser o los zapatos de Church's. El sastre Anthony Sinclair fue el responsable de la mayoría de los trajes lucidos por Connery a lo largo de la saga, todos ellos marcados por la sobriedad y la austeridad. Tampoco sus relojes o un perfume irresistible pueden faltar al héroe más elegante de Hollywood.



 
La casa Turnbull & Asser es una marca de ropa británica fundada en 1885 y comprada en 1986 por Ali al-Fayed, dueño de los míticos Harrods. Hoy en día Turnbull & Asser es conocida en todo el mundo por sus clásicos y distinguidos trajes ingleses. La prestigiosa casa es creadora, entre otras prendas y accesorios, de las camisas de puño doble y dos botones. Realizan camisas a bespoke, que cumplen estrictamente con las especificaciones del cliente, en las que siempre utilizan los mejores materiales como el algodón egipcio o el mejor cachemir. Disponen de más de 1.000 tejidos diferentes a elegir. Hoy en día Turnbull & Asser lleva más de un siglo suministrando camisas a reyes, entre ellos al Príncipe Carlos de Inglaterra y sus hijos. También políticos como Winston Churchill, Ronald Reegan o George Bush. Artistas del mundo de la cultura y el espectáculo como Picasso o Frank Sinatra. Sin olvidar al mítico James Bond. Turnbull & Asser tiene excelentes tiendas en Londres como la clásica en Jermyn Street, casi obligatoria una visita al hacer turismo en Londres o Nueva York en la 57th Street o otra en Rodeo Drive de Beverly Hills.


Desde 1873, la casa inglesa Church’s diseña zapatos realizados a mano usando los materiales más selectos y cosidos en su totalidad artesanalmente. Probablemente, los zapatos británicos más exclusivos del mundo. Dispone de diseños que se adaptan a las nueva tendencias pero los clásicos copan las ventas de este deseado zapato. Son zapatos tradicionales, confortables y realizados a mano por maestros zapateros que trabajan ocho semanas con cada zapato realizando más de 250 operaciones en cada par. Se usa el cuero más fino para producirlos y si algún caballero sibarita quiere lucir unos debe saber que, como buen epicúreo, el precio no importa. Church's tiene una sola boutique en España que se encuentra en el número 11 de la famosa calle madrileña Jorge Juan.


Esperemos que Tom Ford, el ejemplo de gentleman del siglo XXI, consiga que el perfil de Daniel Craig de macho rudo pueda llegar a alcanzar algún día la sublime elegancia que Connery, Moore o Brosnan lograron en sus respectivas entregas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad