Merkel y Sarkozy descartarán públicamente el 'default' griego

stop

APOYO A PAPANDREUS

Merkel y Sarkozy cuchichean antes de la rueda de prensa posterior a la Cumbre

13 de septiembre de 2011 (14:05 CET)

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy pasan a la acción. Los dirigentes de las dos grandes locomotoras europeas han acordado realizar hoy una comparecencia pública para poner fin a los constantes rumores que dan por hecha la quiebra de Grecia, según han informado fuentes del Gobierno francés citadas por Reuters.

Merkel se ha mostrado trajante al negar la situación de insolvencia del país heleno
y comparecerá junto al líder francés en un día en el que la banca gala está siendo duramente atacada por el peso en sus carteras de bonos griegos. Sobre los tres grandes bancos franceses sobrevuela la amenaza de una rebaja del rating.

Según Reuters, ambos líderes mantuvieron ayer una conversación telefónica y coincidieron en que "tiene la determinación de hacer lo que sea necesario" para mantener vivo el euro.

"El presidente está decidido", explican las mismas fuentes: "Estuvo en contacto con Angela Merkel para poner en común sus posiciones y decidir cuáles harían públicas hoy. Van a actuar", añaden.

"Grecia no quebrará"

La comparencia se ha pactado después de que la canciller alemana haya leído la cartilla a sus socios de Gobierno de la CSU y del FDP por afirmar que estaban estudiando un mecanismo para echar a Grecia de la Unión Europea. Ante la turbulencia en los mercados, que arrastran al Viejo Continente a unos mínimos históricos, Merkel ha querido enviar un mensaje de tranquilidad: Grecia no quebrará.

“En estos momentos lo más importante para el país heleno es prevenir las especulaciones y poner en práctica los compromisos adquiridos”, ha asegurado la canciller en una entrevista a la emisora pública germana, Inforadio.

Atajar el nerviosismo

Asimismo, ha advertido al resto de líderes europeos de la necesidad de "hacer todo lo posible políticamente para mantener unido el espacio del euro, evitando así un efecto dominó". En este sentido, requiere que todo el mundo sea muy cauto a la hora de abrir la boca, empezando por los políticos de su propia casa. “No necesitamos más nerviosismo en los mercados, la incertidumbre es ya demasiado elevada".

“Una insolvencia incontrolada afectaría a todos los países”, destaca Merkel. Para ella, la prioridad número uno en este momento es garantizar la estabilidad del euro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad