Medio Ambiente, clave en el traslado de Repsol

stop

18 de febrero de 2013 (21:37 CET)

El sí definitivo del traslado de Repsol a Punta Langosteira tiene muy poco que ver con temas portuarios y sí mucho con cuestiones medioambientales. Y es que desde 2009, va para cuatro años ya, llevaba la Autoridad Portuaria de A Coruña con las negociaciones para que la multinacional se asentara en el nuevo puerto exterior, recibiendo hasta ahora un práctico ninguneo por parte de la compañía. ¿Y qué es lo que ha pasado ahora para el cambio de actitud? Pues sencillamente que la tramitación para renovar la Autorización Ambiental Integrada para el complejo petroquímico de Sabón, en plena tramitación, encara estos meses su recta final.

Las amenazas, en política, se aderezan de sutiles mensajes. Y a Repsol le habían llegado hace tiempo. De hecho, la Autorización Ambiental para las instalaciones de la refinería vence el próximo mes de julio y obligatoriamente tiene que renovarse para poder continuar con sus operaciones en A Coruña. La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras está actualmente tramitando la renovación, mientas mira de reojo todos los movimientos a su alrededor.

¿Comienzan a encajar las piezas? Parece que sí. El puerto se encarga de comunicar a bombo y platillo un preacuerdo después de cuatro años, mientras la espada medioambiental se levanta sobre la cabeza del complejo industrial. Que sí, que todos los actores (Ministerio de Fomento, autoridad portuaria, Ayuntamiento de A Coruña…) han tenido su protagonismo, pero desde luego la consellería que pilota Agustín Hernández ha sido clave para resolver el entuerto. Más bien, decisiva. Al fin.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad