Masiva despedida a las víctimas del accidente

stop

Miles de personas rodearon la Catedral de Santiago, que acogió el funeral por los 79 fallecidos en la tragedia de Angrois

En la Praza da Quintana se congregaron miles de personas para despedir a las víctimas | EFE

30 de julio de 2013 (02:57 CET)

"Desde el primer momento os hemos tenido en nuestro corazón como también a ellos. Os ha llevado en su corazón Galicia y tantas personas más allá de nuestras fronteras que me han pedido que os transmita sus condolencias con su oración y solidaridad". Son palabra de Julián Barrio, arzobispo de Santiago, a los familiares de las 79 víctimas mortales que, hasta el momento, ha dejado el accidente ferroviario de Angrois. En la Catedral de Santiago, en una emotiva ceremonia, se reunieron los familiares de los fallecidos, profesionales que participaron en los equipos de rescate, vecinos de Angrois, un elevado número de autoridades políticas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, los Príncipes de Asturias y la infanta Elena y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

En los aledaños del templo, miles de personas anónimas arroparon el funeral. En la Praza da Quintana, una pantalla gigante permitió seguir la ceremonia del interior de la basílica en un respetuoso silencio. Se congregaron cerca de 2.000 personas, turistas de distintas nacionalidades y vecinos de Santiago que decidieron sumarse para mostrar su solidaridad con las víctimas y familiares. Al finalizar el acto, despidieron con aplausos en la Praza do Obradoiro, que lucía ramos de flores, velas y escritos dedicados a las víctimas, a las familias de los fallecidos y a los Príncipes de Asturias. Abuchearon a la mayoría de cargos políticos.

Homenaje a los héroes de Angrois


"En el atardecer de un día que se presentaba festivo, la noticia del accidente ferroviario sobrecogió nuestra alma”, comenzó Julian Barrio, que reconoció la labor de la gente "que se desvivió por atender" a las víctimas y heridos. El arzobispo de Santiago de Compostela ha calificado como "signos de luz en el misterio de la muerte y el dolor" la ayuda aportada a los afectados por el accidente ferroviario y "el esforzado trabajo de cuantos colaboraron para paliar el inmenso dolor".

En su homilía admitió que "no es fácil comprender y aceptar" que hayan perdido la vida tantas personas, "cuando tantos proyectos y esperanzas llenaban su quehacer diario personal, familiar y laboral", pero ha apelado a "no malgastar el dolor". "Todo tiene sentido en nuestras vidas. No somos un grito en el vacío”.

Durante la liturgia, ha pedido también por el Papa y los jóvenes que le han acompañado en Brasil, así como por los muertos en el accidente del pasado día 24 en Compostela, por los heridos "para que reciban el alivio oportuno" y por las familias. Antes de concluir la ceremonia religiosa, los presentes rezaron un responso por los fallecidos. "Mantengámonos unidos en la oración y en la esperanza", ha concluido el arzobispo.

Pésame a los familiares

Al término, los miembros de la Casa Real que han asistido al funeral por las víctimas mortales del accidente ferroviario, los Príncipes de Asturias y la Infanta Elena, se han acercado a dar uno por uno el pésame a los familiares de los fallecidos que han asistido a la Eucaristía celebrada en la Catedral de Santiago, para la que hubo colas para acceder al templo, que se ha quedado pequeño.

También se han acercado a dar el pésame a los familiares el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a su esposa, así como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; la ministra de Fomento, Ana Pastor; el alcalde de Santiago, Ángel Currás; y el arzobispo de Santiago, entre otros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad