Mareas y Ciudadanos se quedan 35 ediles del 'bipartidismo' en las ciudades

stop

Todas las corporaciones urbanas tendrán representantes de candidaturas de unidad popular

Xulio Ferreiro

en A Coruña, 25 de mayo de 2015 (04:37 CET)

El análisis clásico dice que las elecciones municipales han refrendado el proceso de cambio provocado por el desapego hacia PP y PSOE, los partidos que han dominado las últimas décadas en el territorio gallego. Y que lo que queda por delante es un escenario más abierto, con fuerzas políticas nuevas que ponen coto a las mayorías absolutas y obligan a las formaciones a pactar.

Otro más coyuntural indica que fue en aquellas ciudades donde los gobiernos eran más inestables, fundamentalmente por su implicación en procesos judiciales por casos de corrupción (Ourense, A Coruña, Santiago, incluso, Lugo), donde con más potencia han irrumpido las nuevas formaciones.

El éxito de las mareas

Pero lo cierto es que fue en aquellos lugares donde las mareas habían contando con un mayor consenso y un más prolongado proceso de gestación donde lograron un mayor éxito. Así sucedió con Marea Atlántica en A Coruña y con Compostela Aberta en Santiago, que están en disposición de alcanzar la alcaldía. Éxito rotundo también en Ferrol, donde Ferrol en Común logró seis escaños. Pero incluso en ciudades donde los movimientos fueron más apresurados y con problemas internos, como en Ourense, han conseguido representación.

Las llamadas mareas estarán presentes en todas las corporaciones urbanas. Suman 37 ediles entre las siete ciudades, que sumados a los de Ciudadanos alcanzan los 41. ¿Cuánto ha costado esa irrupción a PSOE y PP? Socialistas y populares perdieron 35 ediles respecto a las elecciones de 2011.

La extraña presencia de Ciudadanos

Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, no ha mostrado tanta fuerza pero ha logrado un resultado notable teniendo en cuenta su escasa implantación en Galicia. Casi sin estructura y sin campaña, suma 16 concejales en 12 ayuntamientos de los 19 en los que se presentó.

Fuentes del Partido Popular aseguraban a este medio que gran parte de su voto descontento, que tradicionalmente acababa en la abstención, ha ido parar a la formación naranja. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad