Mangouras apunta a Remolcanosa

stop

14 de noviembre de 2012 (19:51 CET)

Además de lágrimas y de la demostración palpable de que uno de los principales encausados por la catástrofe del Prestige peina canas a sus 77 años y se emociona con frecuencia, la primera comparecencia de Apostolos Mangouras ante el tribunal que juzga el caso dejó algunas perlas en forma de interrogantes que en los próximos meses de juicio habrá que aclarar. Por ejemplo, la participación del remolcador Ría de Vigo en el fallido rescate del petrolero.

Y es que Mangouras, a preguntas del fiscal, aseguró que el rescate se retrasó por las negociaciones que se entablaron entre capitán, armador y Remolcanosa, propiedad del empresario José Silveira Cañizares, para fijar precio al rescate. “Tuve que consultarlo (con el armador) porque el remolque cuesta dinero”, aseguró. ¿Acaso desconocía el capitán el papel de Remolcanosa en este tipo de rescates como concesionaria de Salvamento Marítimo? ¿Nadie le comunicó que la operación no tendría coste?

A esas preguntas, a mediados de enero, cuando comparezca en calidad de testigo, tendrá que responder José Silveira. Dueño de Elcano y de uno de los grandes emporios navieros de Europa, el propietario de Remolcanosa fue acusado días después de la tragedia por el Ministerio de Fomento de intentar cobrar el rescate, cuando en realidad el Ría de Vigo, en aquella catástrofe, trabajaba para la Administración central, como adjudicataria de los servicios de salvamento marítimo.

La denuncia del departamento de Álvarez Cascos quedó en nada, y semanas después incluso se renovó la concesión a Remolcanosa. Pero las dudas siempre persistieron. ¿Intentó cobrar Remolcanosa el rescate al armador del Prestige cuando ya estaba al servicio de Salvamento Marítimo para hacer precisamente eso, actuar en naufragios? ¿Lo ha hecho en otras ocasiones? A muchos, en Galicia, esta historia les suena. También de otras catástrofes, como la del Casón. El mar también parece tener sus dueños.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad