Madrid licita obras millonarias para adjudicarlas antes de las elecciones

stop

Prisas preelectorales

Ignacio González, el Instituto de Medicina Legal y Ana Botella

desde Madrid, 19 de febrero de 2015 (02:00 CET)

A tres meses de las elecciones autonómicas y municipales, a algunas Administraciones Públicas parece haberles entrado ciertas prisas por licitar contratos millonarios ante la posibilidad de que la cita con las urnas pueda deparar sorpresas inesperadas.

Como puede comprobarse en esos perfiles del contratante donde se anuncian las convocatorias de los contratos, en Madrid –tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento de la capital–, han pasado en los últimos días de despachar expedientes de poca monta, ligados al funcionamiento de los servicios, a convocar concesiones de obra pública de envergadura. Las que finalmente suelen adjudicarse constructoras como ACS, OHL o Ferrovial.

Así, de la noche a la mañana, la Ciudad de la Justicia de Madrid (centralización en un único lugar, en Valdebebas, de los edificios judiciales dispersos por la capital) se ha convertido en un proyecto urgente para el Ejecutivo presidido por Ignacio González, por el que la empresa o empresas que obtengan la concesión obtendrán unos ingresos netos superiores a los 1.100 millones de euros durante los 30 años de plazo fijados.

Granados y la falta de dinero

Llevaba paralizado seis años, desde que el entonces consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados –ahora en prisión por el 'caso Púnica'– confirmara que no había dinero para proseguir con el proyecto ideado en 2006.

Y ahí se quedó la cosa. En stand by durante tres años, hasta que el pasado mes de septiembre, nada más volver de las vacaciones estivales, el asunto se retomó con empeño desmedido.

El Gobierno regional disolvió la empresa pública Campus de la Justicia, que llevaba tres años sin presentar las cuentas ante el Registro Mercantil y que nunca llevó a ser fiscalizada por la Cámara de Cuentas regional, para anunciar el proyecto que ahora se licita.

De faraónico e innecesario a prioritario

Lo que había sido calificado como algo faraónico, fallido e innecesario, para justificar su paralización –después de haber invertido casi 300 millones de euros–, se convertía en algo prioritario.

Ahora, a la vista del pliego de la licitación, todo está calculado para que la concesión se adjudique días antes de la celebración de las elecciones. Hasta el 1 de abril se pueden presentar las ofertas, para proceder dos semanas después a abrir las ofertas relativas a la documentación técnica y, a finales de abril, hacer lo propio con las proposiciones económicas. Quedarán 18 días hábiles antes de las elecciones para adjudicar este megacontrato.

Casi 2.300 de ingresos para la concesionaria

A grandes rasgos, el valor estimado del contrato se eleva a casi 772 millones de euros, pero el concesionario solo tendrá que correr con unos costes (por ejecución de las obras y dotación mobiliaria) de algo más de 483 millones, tras descontar los 330 millones que la Comunidad de Madrid contabiliza como aportación por el suelo, la urbanización y el Instituto de Medicina Legal, el único edificio que llegó a iniciarse. Otros 94 millones se fijan como inversión de reposición durante los 30 años de la concesión.

A partir de ahí, se han establecido unos costes de explotación de 547 millones de que quedarían ampliamente cubiertos por los 2.260 millones contemplados como ingresos.

La mayoría, casi 1.450 millones, a pagar por la Comunidad de Madrid por servicios a la Administración. Casi 510 millones por el alquiler de espacios a terceros, cerca de 300 por la explotación de 3.000 plazas de aparcamiento y un resto de 21 millones encuadrados como otros ingresos de explotación. Reduciendo los ingresos al total de costes saldría ese neto de unos 1.100 millones de ingresos netos.

Los aparcamientos de Canalejas

Como en la Ciudad de la Justicia, también la explotación de los garajes se convierte en la piedra angular sobre la que el Ayuntamiento de Madrid ha licitado la redacción, junto a la Puerta del Sol, de la infraestructura subterránea ligada al proyecto Canalejas, por el que OHL, el grupo presidido por Juan Miguel Villar Mir, está rehabilitando las antiguas sedes históricas del Banco Santander para albergar un hotel, centro comercial y apartamentos de lujo.

Son 500 millones de euros los que está invirtiendo la constructora en este proyecto, y el consistorio presidido por Ana Botella no podía no dejar atado el tema de los aparcamientos vinculados a la actuación que lleva a cabo en la superficie.

Precio y requisitos

En este caso, el precio del contrato se ha fijado en 61,3 millones de euros, de los que habría que descontar el presupuesto de contrata, de casi 39 millones, para llegar a los cerca de 23 millones que se llevaría el que logre llevarse esta concesión.

Una concesión que, a la vista de los requisitos técnicos fijados, limita los licitadores a aquellas empresas que, entre 2012 y 2014, hayan ejecutado un mínimo de 3 obras subterráneas o gestionado al menos 500 plazas de aparcamiento, públicas o privadas. En este caso, las ofertas se pueden presentar hasta el próximo 16 de marzo y su apertura está prevista para ocho días después, justo dos meses antes de las elecciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad