Los pactos podrían expulsar al PP de las siete ciudades

stop

Las mareas irrumpen en todos los ayuntamientos urbanos y acaban con las mayorías absolutas con la única excepción de Vigo

Martiño Noriega y Xulio Ferreiro

én A Coruña, 25 de mayo de 2015 (01:04 CET)

Subió la marea y bucearon socialistas y populares, cumpliendo la profecía de las encuestas que auguraban la erosión del bipartidismo. Se abre un tiempo de diálogo en Galicia tras las municipales, sin mayorías absolutas en ninguna de las siete ciudades a excepción de Vigo, donde Abel Caballero ha arrasado.

Es un escenario extraño para el Partido Popular, formación que sacaba pecho por no necesitar de apoyos, frente a los pactos entre socialistas y BNG. Ahora la situación es distinta. Carlos Negreira ha perdido la mayoría absoluta en A Coruña; Agustín Hernández en Santiago; Rey Varela en Ferrol; y Jesús Vázquez, que aspiraba a recuperar la alcaldía en Ourense, tampoco ha alcanzado el 50% de los concejales.

El PPdeG es la fuerza más votada en Lugo, Ourense y Ferrol, pero, sin acuerdos, podría quedarse sin gobernar en ninguna de las ciudades gallegas, perdiendo Ferrol, Santiago y A Coruña respecto a las elecciones de 2011.

Mazazo para Feijóo

El golpe es especialmente duro para Feijóo, que venía de conseguir uno de los mejores resultados de la historia del partido hace cuatro años. Todas sus apuestas han salido mal. Abel Caballero logró en Vigo el mejor resultado del PSOE en España, según destacó el propio Gómez Besteiro. Su rotunda mayoría absoluta, con 17 ediles, contrasta con los cinco que perdió Elena Muñoz, la ex conselleira de Facenda.

Agustín Hernández acabó superado en Santiago por Compostela Aberta, candidatura de unidad popular que se presentaba por primera vez a las elecciones. Y Jesús Vázquez perdió un escaño en Ourense, quedándose lejísimos de la mayoría absoluta. Para colmo de males, los populares solo controlarán, a priori, la Deputación de Ourense, feudo de Manuel Baltar, que no se ha caracterizado por su buena sintonía con el presidente del PP gallego.

¿Hay posibilidades de pactos?

En las ciudades donde los populares han obtenido la mayoría o han estado cerca, se da por hecho que no gobernarán. En Lugo, el socialista López Orozco se presentó como alcalde tras conocer el resultado. Le bastaría pactar con BNG o Lugo Novo para evitar un gobierno popular.

En A Coruña, con Marea Atlántica y populares prácticamente empatados a votos y a ediles (10 cada uno), los inmediatos perseguidores son partidos de difícil comunión con el PP, como PSdeG (6 ediles) y BNG (1 concelleiro).

Ya se piden dimisiones en Ourense

En Ourense sucede algo similar. Jesús Vázquez alcanzó los 10 escaños, uno de los peores resultados del partido en la cidade das Burgas. Por detrás de él está un partido independiente, Democracia Ourensana, con 8. Lo lidera Pérez Jácome, que con el escrutinio casi finalizado daba por hecho que se convertiria en alcalde. Necesita para ello pactar con el PSOE (6) o con la candidatura de unidad popular Ourense en Común (3).

El partido vio este balance como una derrota y, de hecho, se alzaron voces internas que ya pidieron la dimisión del ex concelleiro de Educación. 

(Esta información se elaboró con el 94,39% del voto escrutado en A Coruña, que reflejaba un resultado muy ajustado entre Marea Atlántica y PP por la mayoría)

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad