Las empresas del presidente de la patronal gallega acumulan pérdidas de más de 10 millones

stop

Los números rojos del holding de Fernández Alvariño se multiplicaron por treinta en un año

José Manuel Fernández Alvariño

en A Coruña, 18 de febrero de 2015 (21:08 CET)

La crisis llama a todas las puertas. Y en el caso del presidente de la patronal, lo ha hecho con contundencia. Alvariño Inversiones, buque insignia del grupo que pilota José Manuel Fernández Alvariño y del que cuelgan hasta una quincena de empresas, ha multiplicado por treinta sus números rojos. El grupo, participado por el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), su mujer y tres de sus hijos, arrancó el 2014 en una complicada situación, tras apuntarse unas pérdidas de 10,4 millones de euros.

Los números rojos del cierre del último ejercicio aprobado en la junta general del año pasado apuntan a un drástico deterioro en su cuenta de resultados, el correspondiente a 2013, ya que en 2012 Alvariño Inversiones había firmado unas pérdidas de 325.749 euros. Un año antes, en 2011, el resultado negativo del grupo se había situado en 519.242 euros. Con un endeudamiento contenido (a corto y a largo dispone de financiación por unos cuatro millones de euros), el grupo vio recortarse sus ingresos, ligeramente, hasta los 1,3 millones de euros, desde los 1,6 millones del ejercicio precedente.

Las causas de las pérdidas

¿Qué sucedió en 2013 para que el grupo perdiera esos 10,4 millones de euros? Pues a decir por la cuenta de resultados y memoria de Alvariño Inversiones, cabecera del grupo consolidado, la clave de la evolución del grupo y de ese drástico incremento de los números rojos tiene que ver en gran medida por las pérdidas y deterioros en las enajenaciones de instrumentos financieros, que apuntaron un resultado negativo de 10,3 millones. Fuentes cercanas al grupo apuntan a deterioros de activos relacionados con inversiones inmobiliarias, que tuvieron un carácter puntual. También advierten que el 2014, del que todavía no están cerradas las cuentas, la evolución ha sido diferente.

El resultado de explotación, el derivado de la propia actividad de la empresa, también contribuyó a las pérdidas. En este capítulo, el grupo registró unos números rojos de 3,2 millones de euros, que contrastan con un resultado de explotación negativo de 207.892 euros un año antes. Todo ello provocó que el resultado antes de impuestos se situase, en negativo, por encima de los 13,7 millones de euros.

Una quincena de filiales

El grupo de Fernández Alvariño, participado desde el 2013 por el presidente de la patronal en un 90,8% (el resto está en manos de su mujer e hijos), está muy diversificado y presente en sectores como la automoción, los seguros, el negocio inmobiliario y las inversiones en proyectos de energía solar. El grupo es fruto de un proceso de fusiones llevado a cabo en los últimos años. Alvariño Inversiones cuenta con un capital escriturado y desembolsado de 27,9 millones de euros, y en el último ejercicio del que hay cuentas públicas, el 2013, sus fondos propios (capital y reservas) descendieron hasta los 35,8 millones de euros, desde los 46,2 millones.

De las quince filiales controladas por el grupo familiar, firmas como Serinfer Servicios Informáticos, Alfer Auto Rent, la correduría de seguros Riescontrol, el intermediario de seguros de alta gama Carfer, así como Fercom Compraventa de Vehículos aportaron pérdidas al grupo. Otras firmas, sobre todo las relacionadas con negocios energéticos y fotovoltaicos (Badajoz Solar Uno, Troncalva Solar Uno, y las sociedades limitadas Loja Solar Tres y Loja Solar Cuatro) apuntaron ganancias al grupo, que no fueron suficiente para contener las pérdidas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad