La crisis y el empleo acaparan la campaña electoral

stop

ELECCIONES 20 N

Cola en el exterior de una oficina del antiguo INEM

03 de noviembre de 2011 (20:30 CET)

Con el nuevo récord del paro registrado y la agónica situación de Grecia todavía acaparando las portadas de los medios de comunicación, arranca la campaña electoral de los comicios del 20N. El empleo y por tanto las propuestas para salir de la crisis van a ser el epicentro de de estos 15 días de búsqueda afanosa del voto por parte de los líderes políticos. En un segundo plano quedan temas como la educación, el fin de ETA, el aborto, el soberanismo o la justicia.

Los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP, y CiU han elaborado una batería de propuestas que van desde el pago de 5.000 ó 3.000 euros a las empresas que creen un nuevo empleo, a las deducciones fiscales o al fomento de la dación en pago en las hipotecas.

PP: Incentivo al empleador y crédito

El PP, el partido aspirante y que cuenta de momento con todas las encuestas a su favor, ha presentado un programa poco preciso que aboga por el incentivo directo al empleador, las deducciones fiscales y la estimulación del crédito. Su medida estrella es el abono de una subvención de 3.000 euros por cada puesto de trabajo en empresas de nueva creación. En material fiscal propone una nueva deducción en el IRPF por el incremento anual del ahorro, la rebaja del impuesto de sociedades a empresas y la recuperación de las deducciones por compra de vivienda.

Para reactivar el crédito defiende una nueva ronda de reestructuración bancaria mediante más fusiones y sugiere la creación de un banco malo que agrupe los activos inmobiliarios tóxicos y desbloquee la capacidad de dar créditos.

El cambio fiscal del PSOE

El PSOE acompaña sus propuestas para generar puestos de trabajo con un cambio del marco fiscal de cierto calado. En materia laboral, Alfredo Pérez Rubalcaba propone bonificaciones en las cuotas de la seguridad social para empleos estables y crea un mecanismo de bonus malus (castigo fiscal) para la temporalidad excesiva.

El programa socialista aboga por las subidas del impuesto del alcohol (salvo vino y cerveza) y tabaco, para financiar la sanidad, crea un nuevo impuesto para las grandes fortunas, revisa las deducciones del impuesto de sociedades y establece una nueva tasa sobre los bancos.

Para dar salida al stock de vivienda existente pretende desarrollar el alquiler así como promover la construcción estatal de vivienda protegida también destinada al alquiler. En materia hipotecaria se establece, en línea con algunas propuestas del movimiento 15M, la supresión de cláusulas abusivas, limita el tipo máximo a aplicar en los intereses de demora y favorece la dación en pago pactada entre deudores hipotecarios y entidades financieras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad