La Campus Party amplía horizontes con el desarrollo de nuevos proyectos

stop

INVESTIGACIÓN

Asistentes a la Campus Party

17 de julio de 2011 (10:15 CET)

La XV edición de la Campus Party, que cierra este domingo sus puertas tras seis días de frenética actividad de sus más de 6.500 asistentes, ha superado las expectativas de los organizadores, que han destacado que el principal reto de la edición, el de separar la feria en dos 'campus', ha ido "de maravilla". Por lo tanto, sus impulsores prometen trabajar para "seguir sorprendiendo" en la edición de 2012.

En declaraciones a Europa Press, el director de la Campus, Pablo Antón, ha destacado especialmente el resultado conseguido con la división de los 'campuseros' en dos recintos, el ya tradicional ubicado en el Museo Príncipe Felipe, que ha acogido al grueso de los asistentes, y el Ágora, que se incorporaba este año al proyecto y que ha sido el 'hogar' de cerca de 2.800 amantes de las nuevas tecnologías.

A pesar de las críticas recibidas por este edificio diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava tras la aparición de goteras y el estallido de una puerta de cristal, que no provocó más que daños materiales, Antón ha defendido que se trata de un recinto "magnífico" y que estos contratiempos no han sido "nada importante". "Ha sido más el bombo que se le ha dado que la realidad; la organización y los 'campuseros' no le hemos dado mayor importancia", ha agregado.

Antón ha destacado de la actual edición la apuesta por fomentar el talento de los participantes, con iniciativas como el proyecto Wayra, al que se han presentado más de 581 proyectos "muchos de ellos de una calidad muy buena", para competir por un apoyo financiero inicial de entre 21.000 y 49.000 euros.

Liderar cambios en tecnología y comunicación


A su juicio, siempre, "pero más ahora en tiempos de crisis, se hace más evidente esta apuesta de la Campus", que dispone de "un colectivo estratégico" como público que está "liderando los cambios en tecnología y comunicación.

Como asignatura pendiente, Antón ha lamentado la escasa presencia femenina entre los campuseros, ya que actualmente este colectivo tan sólo representa el 20 por ciento de los participantes.

En total, han sido casi 400 horas de contenidos entre charlas, ponencias y foros, entre otras actividades, repartidas de forma simultánea en cuatro escenarios de forma casi ininterrumpida.

Además, la Campus ha incorporado este año el nuevo protocolo de Internet IPv6 y ha contado con 160 kilómetros de cable y un ancho de banda de 10 'gigabytes'.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad