La Cámara de A Coruña, un oasis en el desierto: gana dinero

stop

Cerró 2014 con un superávit de 226.000 euros y se convierte en la única corporación gallega con la viabilidad financiera asegurada

Marcelo Castro-Rial, presidente de la Cámara de Comercio de A Coruña

en A Coruña, 11 de abril de 2015 (04:47 CET)

Castigadas por la supresión de la cuota cameral obligatoria, las Cámaras de Comercio acaban el sofocón de la crisis en pleno proceso de reestructuración y acometiendo fusiones que les permitan continuar con la actividad en lugar de bajar la persiana. Pero también en la encrucijada de las Cámaras, hay expeciones. Es el caso de la corporación de A Coruña, que ha presentado un balance de 2014 saneado.

Las cuentas aprobadas por el pleno cameral en la ciudad herculina muestran un superávit de de 226.000 euros y un beneficio neto de 144.000. "El balance de la Cámara refleja la inexistencia de deudas financieras y, un año más, la institución coruñesa incrementa su ahorro a través de los fondos de reserva legales y voluntarios", señaló el organismo. El dato es casi insólito en un paisaje desolador.

Sin deuda

La Cámara de Ourense cerró 2013 con un déficit de 440.000 euros, tiene en marcha un ERTE y está pendiente de presentar un plan de viabilidad que le permita sobrevivir. En Vigo el déficit alcanzó el mismo año los 160.000 euros. Igual de llamativo es la inexistencia de deudas financieras. En Lugo, donde la Cámara está en manos de una gestora, se llegó a acumular una deuda de 3 millones, mientras la de ferrol Ferrol, con idéntica suerte, llegó a adeudar 2 millones.

La institución coruñesa considera que goza de una buena salud financiera, propiciada por una "óptima gestión de los recursos, en la que se combinó adecuadamente la racionalización del gasto y la generación de ingresos". Del mismo modo, recuerda que el informe del Consello de Contas señaló a la corporación de A Coruña como la única que mantiene superávit presupuestario, así como la única que cuenta con cuotas voluntarias de empresarios desde hace tres años y con unos fondos de maniobra y de reserva que garantizan su solvencia y sostenibilidad futura.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad