La banca espera los ‘stress test’ bajo el yugo de los 'hedge funds'

stop

Los especuladores apuestan porque las pruebas hundirán más las cotizaciones de la banca. El número de acciones prestadas del sector supera ya los 2.000 millones, con BBVA a la cabeza

Gráfica de evolución bursaria, análisis técnico

14 de julio de 2011 (18:53 CET)

Los inversores especulativos, aquellos que apuestan por una caída de las cotizaciones, se preparan para darse un festín con la banca española. La apuesta se basa en que las entidades españolas serán carne de cañón si los resultados de las pruebas de resistencia arrojan unos resultados peores de lo esperado. Las cifras son elocuentes. En lo que va de mes y con la única excepción de CaixaBank, el número de valores prestados de todos los bancos del Ibex se dispara.

Los grandes inversores esperan el veredicto de las pruebas entre el temor y el más absoluto escepticismo. Algunos como MG Investments se preguntan si los exámenes son un camino hacia ninguna parte o una autopista hacia el infierno. Y comparan las pruebas con un examen de conducir: “Puedes pasarlo y ser todavía un horrible conductor”. Esta es la tesis que a la vista de su ofensiva especulativa de las últimas dos semanas parecen mantener los inversores más agresivos respecto al sector financiero español.

Las cifras no dejan lugar a las dudas. Desde el 30 de junio se han prestado 514 millones de acciones más de las seis entidades financieras del Ibex. La cifra supone un crecimiento del 33% en apenas 10 sesiones que dispara la cifra total hasta los 2.112 millones de acciones prestadas. “Saltar el listón de los 2.000 millones significa una brutal presión. Es el precio que hay que pagar por tener dos de los bancos más líquidos de Europa”, aseguran en un bróker anglosajón.

Efectivamente, los dos grandes bancos españoles cargan con el peso de este crecimiento, sobre todo BBVA. Hasta 842 millones de acciones del banco que preside Francisco González están prestadas en estos momentos, casi el doble que cuando empezó el mes. Por lo tanto, está prestado el 18,5% del capital de la entidad, el porcentaje más alto con diferencia de todo el sector.

Desde la entidad achacan este movimiento al pago de dividendo que la entidad realizó el pasado 8 de julio, cuando distribuyó 0,10 euros por acción. Sin embargo, los valores prestados que efectivamente se dispararon antes de esta fecha han seguido creciendo después hasta los 843 millones de acciones.

A continuación se sitúa Banco Santander, con 783 millones de acciones, una cifra que supone el 9,3% del capital y un 12,6% más que hace un mes. “Que los dos grandes bancos sean tan atacados no quiere decir que los hedge funds crean que son los más débiles. Al revés. Como son los más grandes y los más líquidos en bolsa, atacarles a ellos es atacar a toda la banca europea. Es el reflejo de la tremenda incertidumbre que rodea a todo el sector financiero de la zona euro”, explican desde una gestora nacional.

En lo que va de mes, también ha crecido casi un 14% el número de valores prestados del Banc Sabadell, el 5,82% el de Bankinter y el 3,7% el de Popular. Se salva de la quema CaixaBank. El número de títulos prestados cae el 8,21% en las dos últimas semanas.

Más presión que en el los test de 2010

La comparación con las pruebas de resistencias realizadas en julio de 2010 demuestra que la presión sobre los seis grandes bancos del Ibex aumenta. BBVA, Sabadell, Bankinter y Caixabank --esta última era entonces Criteria-- tienen ahora más acciones prestadas que entonces.

Popular se mantiene en unos niveles similares y la gran diferencia la marca Santander. Justo antes de la publicación de las primeras pruebas, que como ahora vienen marcados por una gran incertidumbre, estaban prestados la friolera de 1,28 millones de títulos del banco que preside Emilio Botín, la mitad que BBVA. “La situación es justo la contraria un año después. ¿Por qué? BBVA ha bajado la mitad que Santander en lo que va de ejercicio, por lo que a corto plazo su cotización puede ser más vulnerable”, aseguran las mismas fuentes.

En las pruebas la Autoridad Bancaria Europea (EBA) va a examinar a 91 bancos y cajas que suponen aproximadamente el 65% de los activos del sector. Un total de 25 entidades son españolas. Quienes suspendan tendrán de plazo hasta septiembre para presentar su plan de recapitalización y hasta fin de año para implementarlo.

Los bancos y cajas españoles han mostrado sus reticencias por los mecanismos que se utilizan, ya que las provisiones genéricas no computan como capital. Sin ellas, ya se conoce que entidades como Banco Pastor o CatalunyaCaixa no superarán los exámenes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad