La 'app' inteligente para enseñar inglés a los niños conquista Oxford

stop

La start up española Monkimun acaba de sacar al mercado una versión renovada de Lingokids, una herramienta de aprendizaje que se adapta al nivel del usuario mientras juega

Sede en Madrid de Monkimun, la empresa creadora de Lingokids / Monkimun

Barcelona, 07 de marzo de 2016 (01:00 CET)

Un curso de inglés para niños de entre 2 y 6 años que se lleva en el móvil. Así le gusta definir a Marieta Viedma, co fundadora de Monkimun, la aplicación que acaban de sacar al mercado renovada. Lingokids es el último producto de esta start up española que, en apenas dos años, se ha hecho un hueco privilegiado entre las tecnológicas dedicadas a ofrecer soluciones innovadoras en el ámbito educativo.

¿La fórmula? Lecciones de idiomas camufladas en juegos y actividades, accesibles desde cualquier dispositivo móvil. "Los niños no se dan cuenta de que están aprendiendo", comenta Viedma. El balance, dos millones de descargas en todo el mundo y un acuerdo con Oxford University Press, la prestigiosa editorial de la universidad británica, para incluir los contenidos de uno de sus libros infantiles más conocidos.

Reacción al nivel del niño

Además de esta alianza, Lingokids incorpora como gran novedad un algoritmo diseñado a partir de inteligencia artificial que reacciona al comportamiento del usuario. Los padres seleccionan el nivel de dificultad al comienzo, pero éste se va adaptando según el niño juega con la herramienta, explica Viedma.

Igualmente, la plataforma --disponible tanto para Android como para iOS--  ofrece un modo offline para utilizarla cuando no haya conexión a internet.

Financiación del proyecto

Tras pasarse 2015 desarrollando el producto, esta joven empresa con sedes en Madrid y San Francisco centrará ahora sus esfuerzos en distribuir e ir actualizando su última apuesta (progresivamente, se añaden nuevas lecciones a la plataforma). También, en un plazo de entre "tres y seis meses" abrirán una ronda de financiación abierta a inversores externos para seguir creciendo.

Por el momento, Monkimun ha levantado 1,1 millones de euros mediante fondos de capital riesgo y business angels. Entre los últimos apoyos recibidos, un nombre ilustre, el de Gwyne Shotwell, la presidenta de SpaceX, empresa proveedora de la NASA y dedicada al transporte aeroespacial. También el español Iñaki Arriola y Carina Szpilka, antigua directora general de ING Direct Francia.

Giro crucial

La historia de esta joven compañía vivió un giro crucial tras ser seleccionada en 2014 por la aceleradora estadounidense 500 Startups, donde perfeccionaron el proyecto y entraron en contacto con Shozeemi Innovation Ventures, el fondo de una red de colegios de Japón dedicada a invertir en proyectos punteros.

A partir de ahí comenzaron a crear sus primeros productos. Entre ellos, una aplicación para aprender chino mandarín que fue seleccionada por Google como una de las mejores apps del año. En ella, es posible descubrir correctamente las grafías chinas a través de un sencillo e intuitivo juego.  

Presencia en China

Aunque la vinculación con el mercado asiático no se ha perdido (en torno al 40% de sus descargas provienen del mercado chino, apunta Viedma; por detrás vienen EEUU y los países hispanohablantes), el foco está ahora claramente puesto en el aprendizaje del inglés, que es "donde hay mercado", señalan.

También en "llegar ser la primera 'app' infantil de pago del mundo", apuntan desde esta empresa con una docena de trabajadores, más varios colaboradores repartidos entre España y el otro lado del Atlántico. 

Lingokids, de descarga totalmente gratuita, ofrece un modelo de suscripción de nueve euros al mes, desde el que acceder a todos los contenidos y actualizaciones que se van incorporando. Un curso de inglés en toda regla que ya ha conquistado a una de las cunas de la lengua de Shakespeare.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad