Ferrol emerge como el puerto más rentable de Galicia

stop

Los muelles de Ferrolterra cierran ejercicio con un beneficio de 5,7 millones, en contraste con las escuetas ganancias de Vigo y las pérdidas de A Coruña por la construcción del Puerto Exterior

Puerto de Ferrol-San Cibrao

en A Coruña, 02 de julio de 2015 (01:21 CET)

Ferrol, uno de los símbolos de la crisis por las altas tasas de paro y el parón en el sector naval, puede sacar en positivo del periodo de recesión un desarrollo portuario que lo ha llevado a batir récords de tráfico --13,1 millones de toneladas en 2014--, aunque haya sido a costa de mayúsculas inversiones. La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao puede presumir ahora de unas cuentas que se exhiben como las más holgadas de los puertos gallegos que forman parte de la red estatal, con la única mancha del elevado endeudamiento.

El año pasado, los beneficios alcanzaron los 5,7 millones de euros, mientras que un año antes habían superado los 6,4 millones. El descenso se debe fundamentalmente a una caída de los ingresos financieros y de la cifra de negocio, que alcanzó los 18,9 millones. Se contrajo casi en un millón de euros debido a los menores ingresos de las tasas de ocupación (700.000 euros menos). En todo caso, presenta un balance saneado con la única pega del endeudamiento a largo plazo, que ascendía a cierre de ejercicio a 46,2 millones, a causa de los créditos contraídos para la financiación de las obras del Puerto Exterior. El patrimonio neto se sitúa ya en los 197,8 millones, 2,4 millones más que hace un año.

A Coruña y Vigo

Este resultado contrasta con los más modestos balances que registran el resto de Autoridades Portuarias gallegas. En A Coruña son impensables por el momento, pues la puesta en marcha del costoso Puerto Exterior de Punta Langosteira sigue tensionando las cuentas. Los muelles coruñeses cerraron 2014 con una cifra de negocio de 23,6 millones y un resultado de explotación positivo de 767.000 euros. Sin embargo, al traspasar las cifras a la cuenta final volvieron a aparecer los números rojos por valor de 4,2 millones, debido fundamentalmente a los gastos financieros y las amortizaciones derivadas de la nueva infraestructura.

En Vigo, donde no están inmersos en tanta fiesta inversora, los resultados de la Autoridad Portuaria también fueron a la baja. La cifra de negocio se quedó en los 24,1 millones, 500.000 menos que el año anterior por los menores ingresos procedentes de las tasas de actividad portuaria. Con todo, acabó el ejercicio con un beneficio de 155.158 euros en un curso que estuvo marcado por la caída en la producción de la fábrica viguesa de PSA Citröen.

Pontevedra crece

En términos de rentabilidad, solo la dársena de Marín-Ría de Pontevedra puede medirse con los muelles ferrolanos. Acabó 2014 con un movimiento de 1.927.000 toneladas, lo que supuso un incremento del 2,98% en el tráfico de mercancías. Pero además, en sus dos últimas cuentas anuales ha presentado beneficios de 2,6 millones en 2013 y de 2,9 millones en 2012. A la espera de que se haga público el último balance, la Autoridad Portuaria ha activado una inversión de 17 millones para los próximos 4 años para la mejora de infraestructuras.

En cuanto al Puerto de Vilagarcía, cerró curso con beneficios de 42.795,45 euros y una cifra de negocio de 4,5 millones, impulsada por un aumento en los ingresos por tasas portuarias del 2,6%. Del resultado positivo hay que matizar que la Autoridad Portuaria recibió del fondo de compensación interportuario 1,6 millones en 2014 para cuadrar las cuentas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad