El último gran negocio de Begano

stop

11 de febrero de 2013 (21:40 CET)

Begano, la histórica embotelladora gallega de Coca-Cola, acaba de dar una última alegría a sus accionistas antes de su integración definitiva en el grupo Cobega. Lo ha hecho discretamente, como siempre suelen hacer las hasta ahora también históricas familias que componían su accionariado. Y es que la compañía gallega acaba de repartir un dividendo extraordinario con cargo a reservas de nada menos que 104,8 millones de euros. Esta operación se enmarca en un proceso de concentración de las plantas españolas de Coca-Cola, que pasan ahora a manos de los catalanes de Cobega.

Antes de que la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) apruebe la fusión de las embotelladoras, las siete familias españolas socias de Coca-Cola han decidido repartir un dividendo que en total (ordinario y extraordinario) suma 960 millones de euros con cargo al ejercicio de 2011, frente a los 130 millones del ejercicio anterior. Frente a otros socios, las familias gallegas presentes en Begano han optado por hacer caja e ingresar esos 104,8 millones de dividendo extraordinario.Y de esos 960 millones, el dividendo extraordinario abonado a todas las embotelladoras asciende a 572,76 millones, según adelantó Expansión.

Fue Rodrigo Peñalosa quien, en 1956, con el título de comandante diplomado de Estado Mayor del Ejército de Tierra bajo el brazo, se topó en el ambigú del cine Callao, en Madrid, con una multitud de jóvenes que pedían un nuevo refresco: la Coca-Cola. Teniendo en cuenta que su tío, el general Esteban-Infantes, era accionista de Cervezas El Águila, la marca más vendida en España, y que su presidente también era propietario de la concesionaria de Coca-Cola para la zona centro, comenzó a fraguarse la idea de conseguir la exclusiva del jarabe para Galicia con ciertos anclajes en los círculos de poder de la dictadura. Y fue así como nació Bebidas Gaseosas del Noroeste (Begano).

Daniel Chaver Gómez, perteneciente a otra conocida familia coruñesa, los Rey Méndez, relacionados con el negocio de la pesca, fue el primer socio de Peñalosa. En el accionariado de Begano, hasta ahora, estaban presentes ocho familias, repartidas entre A Coruña y Vigo, pero también por Asturias, Valencia y Madrid. En el consejo de administración de la compañía se sentaban también los hijos de Peñalosa, tras haber dejado su viuda, Carmen López-Pin, su puesto en septiembre de 2005.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad