El Sabadell, quejoso con Pimec

stop

29 de abril de 2011 (18:40 CET)

Banc Sabadell, que se precia de ser un banco con especial sensibilidad hacia las empresas, mostró su enfado con los organizadores de la jornada Financia Pyme 2011, la patronal Pimec.

El banco catalán se lamentó amargamente de que los empresarios no hubiesen contado con él para organizar la jornada sobre financiación. En este sentido, se recordó que el banco del Vallès siempre ha colaborado con la patronal, especialmente en la organización de la nit de l'empresari que ésta organiza cada año.

La queja de los directivos del banco fue en la línea de considerar que desde la organización se había marginado a las entidades financieras clásicas y privilegiado a las de matriz pública. No obstante, entre los asistentes la crítica a la falta de crédito de bancos y cajas fue constante durante la jornada.

Efectivamente, las estrellas del evento fueron el Instituto de Crédito Oficial, que desplazó a Barcelona a su presidente, Josep María Ayala. También participó Enrique Gómez, consejero delegado de Enisa, la empresa nacional de Innovación, que tienen líneas específicas de financiación para pequeñas y medianas empresas con proyectos para jóvenes emprendedores. Y la directora general de política para las Pymes, del ministerio de Industria, Estela Gallego, tomó parte en una mesa redonda.

Por contra, la sociedad catalana de Garantías Recíprocas (Avalis) no apareció por el recinto de CosmoCaixa, ni tampoco las otras entidades que la Generalitat ha creado para ayudar a las pequeñas y medianas empresas. Esta ausencia se consideró clamorosa por los más de 250 empresarios que tomaron parte en la jornada.

Conseguidor

Ayala, presidente del ICO y buen conocedor del tejido económico catalán por haber sido antes presidente del ICF, fue acogido con verdadera veneración por algunos empresarios con problemas de acceso al crédito. En privado se vio algún emprendedor entregar a Ayala un sobre que contenía la descripción del proyecto que no conseguía financiación por vías ordinarias. Con paciencia, Ayala les remitía a su correo electrónico en el Instituto pidiéndoles que la comunicación se hiciera a nombre de una de sus estrechas colaboradoras. Y por lo que ha trascendido, el presidente del banco público, se lee los correos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad